Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / 

“Apocalipsis”

Roberto O’Farrill Corona
Roberto O’Farrill Corona correo2342340v@correo.com
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

De las Sagradas Escrituras, el libro del Apocalipsis siempre despierta curiosidad porque en nuestra lengua las palabras apocalipsis y apocalíptico evocan, de manera impropia, la idea de una catástrofe inminente.

La figura de san Juan, vidente y autor del Apocalipsis, está unida a la isla de Patmos, donde, como él mismo refiere, se encontraba desterrado “por causa de la Palabra de Dios y del testimonio de Jesús” (Ap. 1, 9). En Patmos recibió las revelaciones que tanto han influido en la Iglesia.

El libro habla de sucesos futuros y de acontecimientos pasados, como la dramática experiencia de las iglesias Éfeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardes, Filadelfia y Laodicea, a las que se dirige san Juan para exhortar a los cristianos perseguidos a mantenerse firmes en la fe.

La primera visión en el Apocalipsis consiste en desvelar, a partir de la muerte y resurrección de Cristo, el sentido de la historia humana en la figura del Cordero que, a pesar de estar degollado, permanece en pie (Ap. 5, 6) en medio del trono en el que se sienta Dios.

Son dos mensajes: que Jesús, tras su muerte violenta, en vez de quedar inerte se mantiene en pie porque con su resurrección ha vencido a la muerte; y que Jesús, muerto y resucitado, participa plenamente del poder salvífico del Padre. Lo fundamental de la visión es tener confianza en Jesús y no temer a la persecución, pues el Cordero herido y muerto vence, y aunque en nuestro mundo sólo parezca un cordero débil, es el vencedor.

Otra de las visiones muestra al Cordero abriendo un libro con siete sellos (Ap. 5, 4). La historia, indescifrable e incomprensible, nadie puede leerla, y en el llanto de san Juan refleja el misterio de la historia, el desconcierto de las iglesias de Asia por el silencio de Dios ante las persecuciones y nuestra sorpresa ante las hostilidades que también hoy sufre la Iglesia, sufrimientos que no se merece, como tampoco Jesús mereció el suplicio, pero que revelan la maldad del hombre. Hay un mensaje central: el Cordero inmolado, que es el único capaz de abrir el libro sellado y de revelar su contenido, da sentido a la historia y sólo él puede sacar lecciones y enseñanzas para los cristianos.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Cordero Jesús Juan libro del Apocalipsis Sagradas Escrituras
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Otra vez la fiscalía

Hace 1 día
Vladimir Galeana
Artículo / Capital

Spots en tiempos de emergencia

Hace 1 día
Capital
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Vivienda, negocio y Morena

Hace 1 año
Javier García
Indicador Político Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

TLC: fracaso en desarrollo por falta de una estrategia oficial

Carlos Ramírez