Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Pesos Y Contrapesos

Apología de la deflación

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 1 año
Facebook Twitter Whatsapp

Que haya deflación implica que, con la misma cantidad de dinero, a lo largo del tiempo, se puede comprar una mayor cantidad de los mismos bienes y servicios, lo cual hace posible reducir el nivel de escasez que cada uno enfrenta y, por ello mismo, elevar el nivel de bienestar de cada quien, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios de los que se dispone, mismos que hay que comprar.

Vistas así las cosas, de las tres posibilidades con relación al poder adquisitivo del dinero, que lo preserve, que lo pierda (inflación), o que lo gane (deflación), es ésta la que conviene: que lo gane.

Sin embargo, no han faltado las críticas a la deflación, que puede definirse como una baja general, sostenida y dispareja de los precios, siendo esto último lo que más preocupa. Que sea dispareja quiere decir que no todos los precios bajan, ni al mismo tiempo, ni al mismo ritmo, por lo que la deflación (al igual que la inflación, pero en sentido contrario), genera ganadores y perdedores. Por ejemplo: si el precio al que vendo baja más y más rápido que mis costos de producción, pierdo. Por el contrario: si mis costos de producción bajan más y más rápido que mi precio, gano. Otro ejemplo: si mi salario (que es el precio del trabajo) baja menos y menos rápido que los precios de los bienes y servicios que compro, gano. Al contrario: si mi salario baja más y más rápido que los precios de los bienes y servicios que compro, pierdo.

Si la deflación implica que con la misma cantidad de dinero, a lo largo del tiempo, se compra una mayor cantidad de los mismos bienes y servicios, ello supone, con relación a las remuneraciones del trabajo, una de tres: que las remuneraciones no bajen; que no bajen tanto como el resto de los precios; que aumenten. Lo ideal es esto último. Habiendo deflación, ¿es posible? Todo depende del tipo de deflación.

Continuará.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS bienes y servicios cantidad de dinero deflación Inflación precio
RECOMENDADO
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

El disfraz de la pobreza

Hace 2 años
Antonio Navalón
DE OFICIO REPORTERO / Raúl Sánchez Carrillo

Pedir quitar el fuero, de moda

Hace 2 años
Raúl Sánchez Carrillo
LA COYUNTURA / Vladimir Galeana

La derrota que se avecina

Hace 2 años
Vladimir Galeana
MOMENTO CORPORATIVO Seguir Leyendo>
Capital Digital

NAICM, potencial de altura

Capital Digital