Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Pesos Y Contrapesos

Apología de la deflación

Arturo Damm
Arturo Damm correo2345@correo.com
Hace 4 meses
Facebook Twitter Whatsapp

¿Realmente es mala la deflación, el hecho de que, a lo largo del tiempo, con la misma cantidad de dinero, pueda comprarse una mayor cantidad de los mismos bienes y servicios, lo cual reduce la escasez y aumenta el bienestar, que depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios de los que uno pueda disponer? ¿Es mala la deflación y por ello algo que deba evitarse a toda costa? Depende, ya que hay una deflación mala, que sí hay que evitar, y otra buena, que habría que permitir. Ojo: permitir, no generar.

La deflación mala, que se genera, es el resultado de la política monetaria contraccionista, que reduce arbitrariamente la cantidad de dinero que se intercambia en la economía y, por ello, la demanda agregada (compuesta por las compras de las familias, las empresas, el gobierno y los extranjeros).

La deflación buena, que se permite, es el resultado de aumentos en la productividad (la capacidad para producir más con menos) y por ello en la producción, que aumenta la oferta agregada (compuesta por la producción de bienes y servicios que se realiza en el país, más las importaciones, menos las exportaciones).

En ambos casos, deflación buena o mala, se genera sobreoferta, que en el primero (generada) es consecuencia de una menor demanda agregada y en el segundo (permitida) de una mayor oferta agregada.

El problema no es la sobreoferta de bienes y servicios en sí misma considerada, sino su origen, que puede ser o una menor demanda agregada o una mayor oferta agregada. Que haya sobreoferta quiere decir que a los precios actuales no se compra toda la oferta de bienes y servicios. ¿Cómo se resuelve el problema? Con la reducción de precios, lo cual, por tratarse de la relación entre demanda y oferta agregadas, supone la deflación, una baja en el índice de precios al consumidor y, por lo tanto, un aumento en el poder adquisitivo del dinero, algo que, considerado en sí mismo, es positivo. ¿O no?

Continuará.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS bienes y servicios deflación Dinero economía política monetaria contraccionista
RECOMENDADO
Momento Corporativo / Roberto Aguilar

Veolia y Promecap, duro contra la basura

Hace 2 meses
Roberto Aguilar
Indicador Político / Carlos Ramírez

Futbol, Televisa, negocio, marca México, explotación y engañ ...

Hace 9 horas
Carlos Ramírez
De Oficio Reportero / Raúl Sánchez Carrillo

Javier Duarte y la punta del iceberg

Hace 9 horas
Raúl Sánchez Carrillo
Roberto Cortez Zárate

Enciclopedia de los “pirados” del rock

Roberto Cortez Zárate