Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Puntos Sobre La Íes

Casi dioses

Antonio Navalón
Antonio Navalón navalon.antonio@gmail.com
Hace 1 semana
Facebook Twitter Whatsapp

El momento de la verdad en la que un hombre piensa que su vida tuvo sentido, que alcanzó todo lo que quería y que casi es un dios, es cuando se convierte en presidente de un país y cuando puede elegir al que le va a suceder.

No existe memoria de Zeus que diga cómo se sentía, pero realmente los presidentes mexicanos son como ese rey de los dioses a la hora de elegir a su sucesor.

Toda la supremacía, todo el juego de observar el comportamiento de los seres humanos frente al desafío que representa tener en las manos todo el poder, se convierte en un espectáculo y en una tentación divertida, divina y suicida de reafirmar la voluntad de un hombre sobre todos los demás.

Somos una cultura vieja y una civilización en la que sabemos que parte de nuestra condición genética le entrega todo el poder a un hombre –y aún espero que algún día llegue una mujer– que ostenta la investidura presidencial, aunque sea por un tiempo limitado.

El principio de no reelección forma parte de nuestro ADN, es en el fondo la mayor y mejor aportación que se hizo en la Revolución cuando se creó el nuevo Estado. Porque efectivamente la manera de contemplar, vivir, temer y amar al poder que tenemos en México, exige la no reelección.

Ahora nos vamos acercando al altar de los dioses, a elegir con un dedo tú sí y tú no. Y vamos viendo cómo los dioses se divierten, cómo los semidioses se ríen y cómo pueden tener la tentación de hacernos creer durante unos meses, empezando por el propio interesado, que se iba a elegir a uno para que después se elija a otro.

Estamos a días de que los nervios no se rompan para poder elegir y decidir. Y en ese sentido, la vida me ha enseñado a sospechar de lo obvio y también a saber que la vida es vida porque tiene la capacidad de sorprenderte.

No quiero recordar a Luis Echeverría y Mario Moya, no quiero recordar a De la Madrid y Del Mazo, no quiero recordar a todos los presidentes que en el momento de sentirse como dioses le hicieron creer al país que irían por un lado y finalmente eligieron otro.

Creo que los que están contendiendo, esos que como bien recuperó Federico Arreola al comentar que un amigo le mencionó que “ya es bastante con tener 39 años de edad y haber llegado a la recta final, como es el caso del secretario de Educación Pública”, son elementos que forman parte de un ritual casi divino, prohibido para los humanos que no tiene más que un límite.

La diversión o el poder omnímodo concentrado en un momento para escoger al sucesor no tiene más que un límite que, llevado por el juego, la sorpresa, la desconfianza y la incapacidad, se puede equivocar al elegir y terminar hipotecando y arruinando su sexenio y los seis años siguientes.

@antonio_navalon

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Educación Pública Federico Arreola Luis Echeverría Mario Moya Revolución
RECOMENDADO
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Alcaldías

Hace 2 años
Javier García
DICEN / Capital

Que la candidata de la alianza PRI-PVEM-Panal-PT...

Hace 2 años
Capital
ARTÍCULO / Jorge Garduño

Hoy No Circula, nuevas reglas

Hace 2 años
Jorge Garduño
Capital

Que bajo la mirada de la autoridad electoral...

Capital