Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / 

Dos omisiones en Fátima

Roberto O’Farrill Corona
Roberto O’Farrill Corona correo2342340v@correo.com
Hace 1 semana
Facebook Twitter Whatsapp

En un momento largamente esperado, que incluyó la canonización de dos de los videntes de Fátima, los hermanitos Francisco y Jacinta Marto, el papa Francisco estuvo en el santuario mariano los días 12 y 13 de mayo.

Las expectativas eran grandes ante la celebración del primer centenario y en razón del cumplimiento de dos peticiones de la Virgen María, aún pendientes por atender.

La primera consiste en promover la devoción en desagravio a las ofensas de las que es objeto la Madre de Dios, devoción que ella misma le reveló a sor Lucía durante una aparición la noche del 10 de diciembre de 1925 en su celda del convento de Pontevedra, España: “Mira, hija mía, a mi Corazón rodeado de espinas que los hombres ingratos a cada momento me clavan con blasfemias e ingratitudes. Tú al menos, consuélame, y dí que a todos aquellos que durante cinco meses consecutivos, en el primer sábado, se confiesen, reciban la Sagrada Comunión, recen el Rosario y me acompañen quince minutos meditando sus misterios con el fin de desagraviarme, yo prometo asistirles a la hora de la muerte con todas la gracias necesarias para su salvación”.

La segunda petición es la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, expresada a sor Lucía el 13 de junio de 1929, durante otra aparición en el convento de Tuy, donde le dijo: “Ha llegado el momento en que Dios pide al Santo Padre que haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón; prometiendo salvarla por este medio”.

Los sábados dedicados a la devoción reparadora deberían ser cinco porque, según le confió la virgen a Sor Lucía el 29 de mayo de 1930: “Hija mía, el motivo es sencillo. Cinco son las clases de ofensas y blasfemias proferidas contra el Inmaculado Corazón de María: Las blasfemias contra su Inmaculada Concepción; contra su Virginidad Perpetua; contra su Maternidad Divina, rehusando al mismo tiempo reconocerla como la Madre de los hombres; las blasfemias de aquellos que públicamente buscan sembrar en el corazón de los niños la indiferencia, el desprecio y hasta el odio para con esta Inmaculada Madre; y los ultrajes dirigidos a ella en sus sagradas imágenes”.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Fátima Francisco y Jacinta Marto Inmaculado Corazón Sagrada Comunión sor Lucía
RECOMENDADO
Puntos Sobre La Íes / Antonio Navalón

Con M de Macron

Hace 2 días
Antonio Navalón
La Coyuntura / Vladimir Galeana

El alcahuete de la mafia del poder

Hace 22 horas
Vladimir Galeana

Ver la vida en rosa

Hace 2 semanas
Elizabeth Palacios
Columna Seguir Leyendo>
Eduardo Ruiz-Healy

Fracaso de la Fase 1

Eduardo Ruiz-Healy