Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Auctoritas

El nacionalismo económico

Carlos Alberto Martínez
Carlos Alberto Martínez drcamartinez@capitalmedia.mx
Hace 9 meses
Facebook Twitter Whatsapp

El nacionalismo económico impulsado por Donald Trump es una apuesta elevada. Según los teóricos de la economía comercial esta teoría no se opone al libre comercio, pero sí consideraba que debía ser matizado con tarifas arancelarias bajas. Si ésta es una de las líneas del Gobierno estadounidense significa que la negociación futura con sus socios comerciales, incluido México, si van por la aplicación de aranceles.

El neonacionalismo económico de Estados Unidos promueve la  oposición a la globalización y de encontrar puntos en común con países y regiones ailacionistas. Es decir, la primera simpatía que se tiene es con el Brexit, de ahí con el pueblo Vasco y así comenzarán a brotar economías opositoras al régimen económico actual.

Y es que es el nacionalismo económico y la retórica antiglobalización lo que comienza a crecer en un momento en el que parece que el ciclo del capitalismo salvaje encuentra un impasse propiciado por Trump.

El avance tecnológico, la globalización y el cambio climático están debilitando a los Estados en todas partes, engendrando pueblos enojados y con la visión cerrada de la economía abierta y con una apuesta paternalista con riesgos de estancar a otras naciones.

Se entiende en el discurso trumpiano que el libre comercio sólo puede darse entre economías similares, en las que haya, por ejemplo, niveles impositivos similares, derechos personales reconocidos, salarios parejos. Otro tipo de acuerdos es destructivo para la nación más poderosa. Bajo este discurso de la posguerra fría es la facción de las interpretaciones modernas de la cerrazón económica.

Estados Unidos está a un paso del patriotismo económico para apoyar a las empresas de su país y excluir inversiones de otro país. El concepto comienza tomar sentido cuando Trump exige a industrias con capital de otras naciones excluir a México. Esa parte es la preocupante. Así que el patriotismo y el nacionalismo son el regreso al pasado en la economía del socio comercial del Norte.

drcamartinez@capitaldemexico.com.mx

Twitter @drcamartinez

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Donald Trump economía globalización industrias Nacionalismo patriotismo
RECOMENDADO
DE OFICIO REPORTERO / Raúl Sánchez Carrillo

De oficio reportero

Hace 2 años
Raúl Sánchez Carrillo
ARTÍCULO / Jorge Garduño

Campañas de lodo

Hace 2 años
Jorge Garduño
PESOS Y CONTRAPESOS / Arturo Damm

Impuestos y estado de derecho

Hace 2 años
Arturo Damm
INDICADOR POLÍTICO Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

Como PRI, Morena compra los votos del hambre

Carlos Ramírez