Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / La Coyuntura

El rompimiento

Vladimir Galeana
Vladimir Galeana vladimir.galeana@capitalmedia.mx
Hace 3 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Algo le faltó al evento realizado ayer por Andrés Manuel López Obrador en el Monumento a la Revolución. Por mucho que los organizadores hicieron de todo por asegurar la asistencia de miles de militantes del Movimiento de Regeneración Nacional procedentes de la mayor parte de las jefaturas delegacionales, las cosas no salieron como se pensaba. El mayor bastión de Andrés Manuel Lopez Obrador es sin duda la Capital de la República, y por primera vez hubo quienes dejaron de asistir.

Para decirlo claro y rotundo, el tabasqueño se dio cuenta del peso que tiene la figura del jefe delegacional en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, quien como señalara en días pasados no asistiría si no recibía una señal de que las cosas se recompondrían en torno de quien debe ser el candidato al Gobierno de la Ciudad de México. Tampoco hubo actitudes triunfalistas ni expresiones de júbilo colectivo, por el contrario, en ocasiones amplios sectores se mostraron desangelados.

López Obrador pidió a sus correligionarios no olvidar que el objetivo superior del movimiento es la transformación de México y no la búsqueda de cargos, en un claro mensaje a quienes pudieran insubordinarse en el futuro, y a los que van llegando. “No es la lucha del poder por el poder, tampoco el de quítate tú porque quiero yo”, espetó en uno de sus momentos más ácidos. También señaló que no es la ambición del poder y el dinero, sino la transformación de México.

La evidencia del rompimiento con Ricardo Monreal la entendieron todos cuando señaló, con Martí Batres y Claudia Sheinbaum a su lado, que “hay veces que las circunstancias se confunden y se piensa que lo más importante son los cargos y brota la ambición, la calentura, sobre todo si se va a ser candidato a un cargo”. El mensaje fue claro, y pareciera que esa reconciliación que el propio Monreal esperaba no va a llegar y tendrá que despedirse de la alianza con quien se asume como el “Prócer de la Democracia”.

El señor López nunca levantó la mano de Claudia Sheinbaum, quizá para no atizar más leña al fuego. López Obrador sabe que la posible defección del zacatecano representa un grave peligro para su proyecto de hacerse con la primera magistratura el año venidero, pero no realizará ninguna manifestación pública en su favor porque eso significaría una debilidad.

Sin lugar a dudas el tabasqueño sigue siendo un encantador de incautos, porque para lo que hace todos los días se requiere dinero, y mucho. La organización de concentraciones implica movilización, y la gente requiere apoyos para traslado, alimentos y líquidos, y eso cuesta bastante. El aparato administrativo y de seguridad que se mueve en su entorno sale bastante caro, y sobre todo los vehículos que utiliza. Y ni qué decir de los negocios alternos que encabezan sus hijos. La industria de la riqueza que ha construido en estos años está en riesgo. Al tiempo.

vladimir.galeana@gmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Andrés Manuel López Obrador Claudia Sheinbaum Martí Batres Movimiento de Regeneración Nacional Ricardo Monreal
RECOMENDADO
PESOS Y CONTRAPESOS / Arturo Damm

Capitalismo de compadres, ¡una vergüenza!

Hace 2 años
Arturo Damm
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

El Chapo en USA

Hace 2 años
Antonio Navalón
HECHOS Y NOMBRES / Alejandro Envila

Las “genialidades” de Fox

Hace 2 años
Alejandro Envila
PESOS Y CONTRAPESOS Seguir Leyendo>
Arturo Damm

Otro disparate: impuesto a la herencia

Arturo Damm