Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Puntos Sobre La Íes

Epidemia de normalidad

Antonio Navalón
Antonio Navalón navalon.antonio@gmail.com
Hace 1 mes
Facebook Twitter Whatsapp

Yo les agradezco a los candidatos presidenciales que demuestren que pueden ser capaces de vivir como cualquier mexicano de clase media baja y de lidiar con lo que significa la grandeza y las miserias de tener un coche propio en nuestro país, enfrentando problemas de tráfico que tanto nos retrasan.

Y es que, al parecer ahora hay una epidemia de normalidad que afecta a todos los candidatos.

Por un lado está el candidato del PRI, José Antonio Meade, a bordo de su auto llevando al que va a ser su coordinador de campaña como si fuera una cita amorosa.

Y después, el mismo candidato aparece en compañía de su esposa mientras ella conduce hacia Puebla, enfrentando los miedos con los que lidiamos cualquier mexicano.

Por otra parte, en el primer minuto de precampaña, el candidato de Por México al Frente, Ricardo Anaya, también va sentadito en un auto camino a su maratón de comparecencias, como si ahora sólo los narcos o las autoridades más retrógradas usaran aviones particulares.

El gesto de intentar ser normales se les agradece. Sólo que espero que cuando lleguen al poder quieran seguir viviendo así y entiendan que el poder no es una máquina para agradar, abusar o fomentar impunidad.

Ojalá estos dos, Anaya y Meade, se apliquen a sus propuestas, a las soluciones y a la veracidad de sus ofertas electorales con la misma afición con la que ahora se están aplicando para conquistar el título de “gente normal”.

Y en ese sentido, a López Obrador lo dejo aparte porque lleva 12 años transitando por todos los caminos de terracería del país, como si eso fuera un mérito, y llevando pueblo a pueblo, pobre a pobre y suburbio a suburbio, la transmisión de su mensaje.

En su caso, la conquista de la normalidad es al revés, no consiste en descender un escalón como le pasa a los otros dos, sino en ascender varios escalones para ofrecerle a su pueblo la normalidad de poder vivir dentro de una clase media aunque fuera baja.

Así están las cosas, y toda esta lucha por la normalidad que marca el inicio de esta apasionante campaña de 2018 deja de manifiesto que no quedará ni un solo terreno sin explorar y ni una sola bala sin ser disparada.

Puesto que no sólo habrá duelos, spots y fotografías encantadoras de esposas manejando para llevar a candidatos a un mitin, sino que será una campaña que no dejará ni un centímetro sin cubrir.

Y frente a eso me alegro, porque ya va siendo hora de que en esta era de las mentiras y de la información, haya una campaña electoral que se parezca más al pueblo al que va dirigida, que al ideal o al mundo irreal que normalmente proyectan los directores de campañas y despide chispas de los candidatos.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS candidatos presidenciales José Antonio Meade López Obrador ofertas electorales Ricardo Anaya
RECOMENDADO

La economía de los partidos políticos

Hace 2 años
Carlos Alberto Martínez
MOMENTO CORPORATIVO / Roberto Aguilar

Arca Continental, el principio

Hace 2 años
Roberto Aguilar
PESOS Y CONTRAPESOS / Arturo Damm

Inversión fija bruta: mal

Hace 2 años
Arturo Damm
Capital

Que la Iglesia busca ganar adeptos

Capital