Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Columna

España: Cuando el apego irrestricto a la legalidad puede resultar muy costoso

René Palacios
René Palacios corrsdfgeo6@correo.com
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

No han sido pocos los que han leído la estancia del expresidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, en Bélgica como una auténtica fuga. Y lo han hecho porque la declaración unilateral de independencia que él fomentó y que hizo el Parlamento catalán constituyen, sin lugar a dudas, una flagrante violación a la Constitución española. Es por ello que tanto Puigdemont como los miembros de su gobierno y los integrantes de la mesa directiva del Parlamento catalán enfrentan ya procesos por delitos como rebelión, sedición y malversación. ¿Estar en favor de la independencia de Cataluña es un delito? Desde luego que no. ¿Participar en marchas soberanistas en Barcelona, Gerona o Tarragona constituye un delito? Por supuesto que no. Lo que sí constituye un delito es haber utilizado recursos públicos para organizar un referéndum que fue expresamente desautorizado por el tribunal constitucional español y haber declarado la secesión de una porción del territorio de España.

La ley es clara y de acuerdo con ella, los políticos catalanes que secundaron la declaración unilateral de independencia tendrían que responder ante la justicia. Sin embargo, una realidad es que el encarcelamiento de Carles Puigdemont, de Oriol Junqueras, de Carmen Forcadell y en general de todos los que han integrado la cúpula independentista catalana haría de estos personajes mártires, generando que no pocos los calificaran como presos políticos y los equipararan, por ejemplo, con Leopoldo López en Venezuela, lo que por supuesto, aunque no tendría bases, sí abonaría a la causa separatista catalana. Quizás en estos momentos lo más importante no sea castigar a quienes violentaron la Constitución, sino generar las condiciones para que producto de las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre, el pulso independentista catalán se quede en el pasado.

renepalaciosgaguine@hotmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Carles Puigdemont Carmen Forcadell Cataluña Constitución española Oriol Junqueras
RECOMENDADO
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Los vehículos, otra vez

Hace 1 año
Javier García
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

Y la sangre llegó

Hace 1 año
Antonio Navalón
LA COYUNTURA / Vladimir Galeana

Las negociaciones

Hace 1 año
Vladimir Galeana
NOMBRES DE CAPITAL Seguir Leyendo>
Jaime Nuñez

Ecolab, ejemplar

Jaime Nuñez