Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Indicador Político

Guadalupe Loaeza-Charlottesville: odio y fracaso de la inteligencia

Carlos Ramírez
Carlos Ramírez carlosrm@capitaldemo.mx
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Si las ideas y la razón son antónimos de salvajismo animal en una sociedad humana, el caso de la escritora e intelectual Guadalupe Loaeza forma parte de la impotencia de la inteligencia: las imágenes hechas públicas por ella donde aparece apuñalando una piñata del presidente Donald Trump constituyen un caso para la psiquiatría social como un ejemplo de la personalidad fascistoide de la violencia como arma de la razón.

Es decir, Loaeza, en el fondo, es una trumpista psicológica; es decir, comparte con el presidente Trump toda la psicología del autoritarismo, la exclusión, la negación del otro y sobre todo la violencia como sucedáneo de la inteligencia.

El video muestra un acto de odio, no de crítica. La forma en que ella toma el cuchillo, la manera en que usa la fuerza para hundirlo en el cuerpo de la piñata y la satisfacción por el acto criminal simbólico es la evidencia del fracaso de la razón, de la inteligencia y del debate.

No hay diferencia entre el odio criminal de una intelectual que debe usar la razón y la inteligencia y los supremacistas nazis de Charlottesville, Virginia, que atacaron a liberales socialistas la semana pasada. Hay un común denominador en los impulsos de violencia que sustituyen la razón, las ideas, el pensamiento, la reflexión.

Lo más grave fue la forma en que ese video se convirtió en una clarísima incitación al magnicidio; al ser piñata, se hubieran entendido los golpes con palos de escoba que se usan en fiestas mexicanas para romper la piñata y dispersar frutas y dulces; sin embargo, el uso de un cuchillo para apuñalar la Trump-piñata tuvo un significado de violencia criminal política.

Lo peor sería disculpar a una intelectual que promueve la violencia criminal como sucedáneo del debate de las ideas; al usar esa violencia, en el fondo se sustituye la inteligencia: se trata, entonces, de anular al otro, al adversario de ideas, de liquidarlo en términos de aplastamiento físico, eludiendo la inteligencia como campo de batalla de argumentaciones, radicales, si se quiere, pero por medio de la razón.

El simbolismo del acto de Guadalupe Loaeza no tiene que interpretarse mucho: como el otro no la convence, como Trump ha ofendido a los mexicanos, entonces no hay que debatirlo con las ideas de la razón sino hay que asesinarlo. Lo malo, sin embargo, es que Guadalupe Loaeza no es una militante radical, su nacionalismo convenenciero se observa en sus obsesiones francesas y obras literarias y su forma de confrontar su pasado social a través de la burla al mundo de las “niñas bien” de donde salió tiene que ver con sus comportamientos políticos: la negación de sí misma.

La sustitución de la pluma por el cuchillo es un claro indicio de la impotencia de la razón, y la violencia como razón única de esa impotencia para convencer; es decir, el fascismo como negación de la inteligencia, de nuevo la ley de la selva del más fuerte.

Ahí, en el fracaso de la razón, es donde se hermanan Guadalupe Loaeza y los grupos fascistoides supremacistas que usan la fuerza como razón.

Una cosa es que Guadalupe Loaeza esté furiosa contra Trump y quiera asumir la defensa de todos los mexicanos y otra que sustituya la inteligencia por la violencia. Al final, su acto fue un ejemplo de la ininteligencia que señalaba Aristóteles en Ética a Nicómaco.

Política para dummies: La política en la sociedad debe ser el reino de la razón, no la selva de las pasiones de la impotencia.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Charlottesville Donald Trump Guadalupe Loaeza psicología del autoritarismo violencia criminal
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Otra vez la fiscalía

Hace 22 horas
Vladimir Galeana
Artículo / Capital

Spots en tiempos de emergencia

Hace 22 horas
Capital
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Vivienda, negocio y Morena

Hace 1 año
Javier García
Indicador Político Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

TLC: fracaso en desarrollo por falta de una estrategia oficial

Carlos Ramírez