Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / De Memoria

Había una vez… una Constitución

Carlos Ferreyra Carrasco
Carlos Ferreyra Carrasco daa23@pruebacorre.mx
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Cada 5 de febrero, aniversario de la promulgación de la Constitución de 1917, el Senado se vestía de luces, los legisladores, acompañados por su pares de la Cámara de Diputados, se trasladaban a la ciudad de Querétaro, donde alquilaban el viejo Teatro de la República.

Allí se realizaba una ceremonia no carente de cierta nobleza criolla. En el proscenio engalanado como en las mejores funciones, los líderes legislativos, el presidente de la República, el presidente de la Suprema Corte.

Abajo, en las primeras filas, los prohombres: Fidel Velázquez notoriamente, así como sus satélites de los sindicatos menores. Los empresarios, que se sumaban a la pachanga y una multitud de chupópteros que giraban en torno a los políticos, gente sin oficio ni beneficio siempre a disposición de quien los quisiera ocupar para que le compraran una cajetilla de cigarros, le consiguiera un refresco o le diera un recadito escrito a determinada dama.

Era el día de días y nunca se pensó en ese recinto más que como escenario celebratorio anual. Era parte de la historia antes sagrada del país. Y por ello se decidió comprarlo, cuando los propietarios se cansaron de mantener un edificio prácticamente inútil.

Se invirtieron cien millones de pesos y se pensó en lo magnífico que debería ser la recordación del centenario constitucional este 5 de febrero de 2017. Pero nos atropelló una crisis que no afectó a los altos salarios nacionales que vieron aumentadas sus percepciónes de fin de año con estímulos y gratificación mayor a la acostumbrada.

Tales beneficios no fueron extensibles a algo tan poco lucidor como el centenario. Y ante la necesidad de ocupar medio millón de pesos en transportes, comidas, algunos pocos alojamientos, traslado de militares, de fuerzas federales, los senadores el gasto porque “el país no está para fiestecitas”.

Decisión de quienes llevan en el cerebro una registradora antigua, de esas de teclas, y piensan en centavitos porque dicen con cierta razón, que los cuidan porque los pesos se cuidan solos. Y sería cierto si consideraran que la inversión de cien millones de pesos está totalmente perdida al no encontrarse utilidad para el Teatro de la República.

Ahora cuentan con abrir una oficina especial para el cuidado del recinto y encontrarle uso, pero descartan museo.

Finalmente olvidarán, ante los costos de inmuebles como la sede senatorial, la estela de luz y otras tonterías indefendibles… total, sólo son cien millones.

En la foto, hace cien año durante la promulgación de nuestra carta fundamental.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Cámara de Diputados Constitución de 1917 Fidel Velázquez Senado Teatro de la República
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Los resbalones de Barrales

Hace 1 día
Vladimir Galeana
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Agenda ciudadana quintanarroense

Hace 2 días
Vladimir Galeana
CIUDAD CAPITAL / Javier García

La doble moral de la Iglesia Católica

Hace 8 meses
Javier García
MOMENTO CORPORATIVO Seguir Leyendo>
Roberto Aguilar

GIN group, mucho capital humano

Roberto Aguilar