Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / La Coyuntura

Historia de una muerte anunciada

Vladimir Galeana
Vladimir Galeana vladimir.galeana@capitalmedia.mx
Hace 7 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Cada día se agudizan más los problemas que enfrenta lo que queda del PRD, y lo previsible es que la otrora poderosa izquierda, esa que despertó la esperanza en muchos sectores y que durante tanto tiempo han anhelado su reivindicación social y económica, se siga empequeñeciendo a causa de los desatinos gubernamentales y la voracidad de sus dirigentes.

La estocada propinada por la adhesión de quien fuera el coordinador parlamentario en la Cámara de Senadores, Miguel Barbosa Huerta, al proyecto de Andrés Manuel López Obrador, pareciera ser letal. Con él se van varios senadores que pudieran intentar conformar una nueva fracción parlamentaria, con lo que podemos dar por sentado que Marcelo Ebrard sigue moviendo los hilos en favor de quien lo hiciera Jefe de Gobierno.

No sería extraño que en las siguientes semanas lo observemos encabezar uno de los grupos más importantes en el frente que está conformando el señor López, quien sigue avanzando y consolidando su proyecto. Mientras esto ocurre panistas y tricolores están metidos en el discurso de la confrontación sin entender que quien define sus agendas es el propio tabasqueño. Poca mella le han hecho a su proyecto las afirmaciones de que su proyecto huele a rancio porque ocupa el espacio de ese “Nacionalismo Revolucionario” que enarbolaron los priistas en los años 70. Y no le han hecho mella porque eso no lo entienden la mayor parte de sus adeptos.

Mientras tanto el PRD está metido en una crisis de identidad y sobrevivencia de la que será difícil salir, y sus principales cuadros debieran entenderlo porque es más fácil intentar una refundación que una recomposición. La estrategia de defender la inconstitucionalidad de la Constitución de la Ciudad de México no tendrá resultados, y de no hacer algo, y rápido, sus principales dirigentes corren el peligro de quedarse solos y tener que mendigarle al señor López que los incluya en su proyecto.

Mientras eso ocurre, tricolores y albiazules están más entretenidos en resolver la disputa de quién ocupará la hegemonía de la extrema derecha, que en definir su estrategia rumbo al 2018. Ambas fuerzas políticas carecen de cuadros que puedan vencer al señor López, y eso causa más preocupación entre los militantes que en los cuadros dirigentes.

López Obrador anda de gira e intenta capitalizar el descontento de los migrantes con un discurso cargado de odio contra los culpables históricos de nuestra pobreza. Por otra parte, en su extravío los principales cuadros del perredismo enarbolan la defensa de la Constitución de la Ciudad de México porque es el último reducto que les queda ante la cada día más improbable candidatura de Miguel Ángel Mancera a la Presidencia de la República. Sin lugar a dudas, Héctor Serrano y Mauricio Toledo se están encargando de sepultar sus aspiraciones. Al tiempo.

vladimir.galeana@gmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Andrés Manuel López Obrador izquierda Miguel Barbosa PRD senadores
RECOMENDADO
DICEN / Capital

Que Ricardo Monreal, jefe delegacional en Cuauhtémoc...

Hace 1 año
Capital
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Patrimonio cultural en la CDMX

Hace 1 año
Javier García
PESOS Y CONTRAPESOS / Arturo Damm

Gasolinazo, ¿por qué?

Hace 1 año
Arturo Damm
INDICADOR POLÍTICO Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

Televisa, el PRI, los Azcárraga y la nueva sociedad cibernética

Carlos Ramírez