Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Indicador Político

Ley de Seguridad Interior y el marco legal ya existente

Carlos Ramírez
Carlos Ramírez carlosrm@capitaldemo.mx
Hace 6 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Aunque se quiere politizar y llevar al conflicto social, la Ley de Seguridad Interior (LSI) era urgente para cerrar el ciclo de cobertura del escudo de defensa nacional.

El debate es artificial porque México ya había definido legalmente los diferentes enfoques de la seguridad interior.

El marco jurídico es amplio: la Constitución de 1917 faculta al Presidente de la República a mover al Ejército para asuntos de “seguridad interior”, el Plan Nacional de Desarrollo 2012-2018, el Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018, el Programa para la Seguridad Pública 2014-2018, la Ley de Seguridad Nacional, el Consejo Nacional de Seguridad Pública, la Agenda Nacional de Riesgos, el Protocolo de Actuación de la Policía Federal sobre el Uso de la Fuerza del 18 de octubre de 2017, el Consejo de Seguridad Nacional, el Centro de Investigación y Seguridad Nacional, la fracción II del artículo 1 de la Ley Orgánica de la Secretaría de la Defensa nacional ordena al Ejército “garantizar la seguridad interior”, la Escuela de Inteligencia para la Seguridad Nacional, además de las organizaciones legales dentro de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Secretaría de Marina Armada de México.

En este sentido, nada de la LSI es nuevo. En 2007 Felipe Calderón movilizó al Ejército en contra del crimen organizado en Michoacán basado en la fracción VI del 89 constitucional que establece la facultad presidencial de “preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de las Fuerzas Armadas permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación”. Las Fuerzas Armadas, posteriormente, fueron desplegadas en otras entidades de la República donde el crimen organizado había rebasado a las fuerzas policiacas.

Hay ejemplos clarísimos de crisis en la seguridad interior que pusieron en riesgo al Estado: Tomás Yarrington Ruvalcaba y Eugenio Hernández, pactaron con el narco y recibieron dinero mientras eran gobernadores de Tamaulipas.

Gobernadores y alcaldes de Michoacán también se aliaron a los narcos.

Autoridades gubernamentales de Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Jalisco, delegaciones de la Ciudad de México, Guerrero y Quintana Roo, entre otras, se aliaron al crimen organizado y con ello atentaron contra el Estado y sus instituciones. La Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, la Ley de Seguridad Nacional y las facultades legales de la PGR no alcanzaban para recuperar territorios del Estado que habían sido tomados por la fuerza por el crimen organizado porque los delincuentes repelían la desorganizada acción de policías federales y ya habían corrompido a policías estatales y municipales.

Sin la LSI, el crimen organizado seguirá controlando partes territoriales del Estado nacional. El uso de la fuerza y de armamento sofisticado por parte del crimen organizado sólo podía ser repelido por las Fuerzas Armadas. Michoacán, Tamaulipas, Chihuahua, Sonora y Sinaloa fueron recuperados por el Estado; ahora mismo, el crimen organizado tiene el control de Guerrero, donde por cierto el alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca, aliado directo de López Obrador, dio la orden a su policía municipal de detener a los 43 normalistas de Ayotzinapa y entregarlos al grupo de Los Rojos para ser asesinados e incinerados.

La LSI dota al Estado y a sus Fuerzas Armadas y policiacas de facultades reguladas para recuperar zonas francas en poder del crimen organizado y define restricciones y sanciones para abusos.

Política para dummies: La política es el camino para dar respuestas, no plantear más preguntas.

http://indicadorpolitico.mx
indicadorpoliticomx@gmail.com
@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Fuerzas Armadas Ley de Seguridad Interior (LSI) Programa para la Seguridad Nacional 2014-2018 Secretaría de la Defensa Nacional Secretaría de Marina Armada de México
RECOMENDADO

México en el contexto global

Hace 2 años
Ma. del Carmen Díaz
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

México económico

Hace 2 años
Antonio Navalón

Corrupción, tema actual

Hace 2 años
Carlos Alberto Martínez
Capital Digital

La plutocracia en el Poder

Capital Digital