Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / 

Lo de Nicaragua no tiene marcha atrás ¿O sí?

René Palacios
René Palacios corrsdfgeo6@correo.com
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Miles de personas han llenado las calles de ciudades como Managua, León o Granada para exigir la salida de Daniel Ortega del poder en Nicaragua. El líder sandinista junto con su esposa y vicepresidenta del país Rosario Murillo se aferran al poder con todo lo que tienen a su alcance. Claramente el régimen nicaragüense quiere replicar la experiencia venezolana una vez más.

En un primer momento lo hizo en lo relativo a socavar desde el Poder Ejecutivo a las instituciones democráticas hasta lograr que Nicaragua dejara en los hechos de ser una república para convertirse en una dictadura. De la misma manera en la que lo hizo Hugo Chávez primero y Nicolás Maduro después, el gobierno venezolano fue paulatinamente vulnerando la independencia de los poderes y se fue apoderando del tribunal superior, de la autoridad electoral y desde luego del Congreso.

Desde su llegada al poder en Managua en el pasado 2007 Daniel Ortega ha seguido con éxito la senda venezolana.

En esta ocasión, Ortega quiere replicar la experiencia de Caracas pero en lo relacionado a ganar tiempo rehusándose a actuar en el sentido demandado por la gente en las calles. Muchos dirían que lo de Nicaragua no tiene vuelta atrás, que la gente está harta de Ortega y que no parará hasta que logre su defenestración. Muchos dirían que el desprestigio del presidente y de su esposa ha llegado a tales niveles que la supervivencia del sandinismo en el gobierno  es imposible. Sin embargo, desde Caracas podemos ver el ejemplo de un gobierno totalmente desacreditado, repudiado por una amplísima mayoría de la población, rechazado casi unánimemente por la comunidad internacional, denunciado por la oposición en su conjunto y rechazado por el parlamento legalmente constituido y, sin embargo, Maduro sigue despachando desde el Palacio de Miraflores.  El que Ortega quiera una vez más seguir la senda bolivariana presagia para Nicaragua una larga etapa de resistencia antes de finalmente lograr la salida definitiva de Ortega del poder.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Daniel Ortega líder sandinista Nicaragua Nicolás Maduro Rosario Murillo
RECOMENDADO
ARTÍCULO / Capital Digital

Los Grandes Planes de América del Norte

Hace 2 años
Capital Digital

Las mejores prácticas de gobierno corporativo

Hace 2 años
Capital
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

El disfraz de la pobreza

Hace 2 años
Antonio Navalón
Ma. del Carmen Díaz

México en el contexto global

Ma. del Carmen Díaz