Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / 

Naufragio

Ruben Lara León
Ruben Lara León correo2342355@correo.com
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

La carta apareció la semana pasada en la columna de Enrique Galván Ochoa en La Jornada.

Un padre se quejaba del calvario sufrido por su hija al renovar su tarjeta de circulación para capacidades especiales, pues “muchas personas la obtuvieron indebidamente con el fin de circular todos los días”. Debió entonces acreditar con certificado médico su condición, ir del tingo al tango en su silla de ruedas, desatender sus obligaciones laborales y académicas, y hacerse cargo de las deficiencias de la autoridad, ya que en vez de investigar y castigar a los corruptos causantes del tráfico de estos documentos se optó, como siempre, por pasar la factura a la ciudadana, quien debió demostrar su inocencia ante los culpables.

Tardó en estallar esta bomba. Es un asunto viejo. Las señales de discapacidad, cuyo uso está reglamentado, se volvieron coto de vivales tanto para evadir las restricciones de circulación como para apartar lugares de vía pública y tener estacionamiento exclusivo frente a su casa. Varias veces he denunciado el caso de la colonia Villa de Cortés donde, sin exagerar, hay medio centenar de éstas en un área de 10 manzanas. Nadie hace nada.

Por otra parte, las cifras oficiales señalan el imparable incremento de asaltos a comensales durante todo el día.

Lo sucedido en el cine Tonalá es inenarrable; cinco bestias armadas humillaron y robaron con toda impunidad a jóvenes cuyo pecado fue olvidar las condiciones del naufragio de la ciudad donde viven.

Una vez más, la policía fue reactiva, no preventiva.

Después del hecho se anunciaron rondines de vigilancia y aparecieron por arte de magia grupos uniformados celosos de su deber. Ya para qué. En pocos días se irán las cabezas del Gobierno. Si antes no les importó la ciudad a su cargo, ahora menos. Háganle como quieran, o como puedan.

rularle@hotmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS certificado médico corruptos Enrique Galván Ochoa tarjeta de circulación tráfico
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

El reto de la democracia

Hace 19 horas
Vladimir Galeana
Indicador Político / Carlos Ramírez

PAN: Anaya no recuperará voto útil de 2000 y 2006; Margarita ...

Hace 18 horas
Carlos Ramírez
Puntos Sobre La Íes / Antonio Navalón

El acelerón

Hace 18 horas
Antonio Navalón
Columna Seguir Leyendo>
Eduardo Ruiz-Healy

Con Cué, quiebra de Oaxaca y desvío de recursos

Eduardo Ruiz-Healy