Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Indicador Político

PRD-Morena disputan como priistas… espacios priistas

Carlos Ramírez
Carlos Ramírez carlosrm@capitaldemo.mx
Hace 9 meses
Facebook Twitter Whatsapp

El conflicto PRD-Morena no debe analizarse como un asunto de ideas o de proyectos, sino se debe enfocar como una disputa tardía, pero latente de la existencia del PRI: los dos quieren quedarse con el espacio electoral que ha dejado el PRI en los sectores populares que dependen de los presupuestos asistencialistas.

A lo largo de 28 años el PRD ha luchado por apropiarse del espacio populista que dejó el PRI en 1992 cuando Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio lo estacionaron en el ámbito político e ideológico del neoliberalismo. Es decir, que el PRD es hijo del PRI progresista, pero PRI al fin; y López Obrador es un desprendimiento de la misma placenta política priista.

De ahí que la gran crisis del PRD y ahora Morena no sea una crisis de la izquierda, sino una crisis entre grupos que nacieron con un pecado original: Cuauhtémoc Cárdenas, López Obrador y Porfirio Muñoz Ledo mataron a la izquierda socialista en aras de revivir al PRI. El error histórico de los comunistas del PCM –hoy cómodos legisladores perredistas, antes luchadores sociales en 1955-1975– fue haberle cedido la herencia socialista-marxista de la izquierda a los priistas cardenistas (de Cuauhtémoc).

En este contexto, la disputa PRD-Morena no es por la ideología, ni por un proyecto nacional de desarrollo, ni por una alternativa nacional, ni por rescatar a la izquierda, sino por el espacio suelto del priismo progresista. La vertiente socialista de la izquierda del PCM fue derrotada, históricamente, por el modelo cardenista (del expresidente Lázaro) de un socialismo sin clase obrera, bonapartista y cesarista, populista.

La propuesta de Morena y López Obrador es la del viejo PRI alemanistaecheverrista, una mezcla de funcionalismo político con dominio empresarial y populismo desmovilizador de grupos sociales marginados.

Al recibir el registro del PCM en 1989, el naciente PRD tenía la consigna histórica de enarbolar desde el poder el proyecto socialista definido por Arnoldo Martínez Verdugo –último secretario general del PCM– como candidato presidencial comunista en 1982: una versión mexicana de socialismo. Pero quienes se apoderaron del PRD fueron los miembros de la Corriente Democrática del PRI, un grupo de progresistas tricolores ajenos a las ideas del socialismo y del marxismo.

Los expriistas y post-neo-retro cardenistas del PRD y los caudillistas del lopezobradorismo se mueven en el priismo posmoderno: llegar al poder con el apoyo popular pero para servir a la clase empresarial depredadora, lo que se confirma con los empresarios y neoliberales salinistas-zedillistas incorporados ya a Morena y al lado de López Obrador. Este modelo fue criticado y denunciado por Marx en El 18 Brumario de Luis Bonaparte: un bonapartismo monárquico-cesarista apuntalado por las masas populares descontaminadas de su condición de clase.

En este sentido, el PRD y Morena sólo aspiran a posicionarse del 30 por ciento electoral populista que dejó el PRI para quedarse con 30 por ciento neoliberal, aunque el PRI utilice en momentos de crisis electoral las propuestas populistas para evitar la deserción de grupos sociales esclavizados políticamente por los presupuestos asistencialistas y con ello les quite a los populistas perredistasmorenistas su principal oferta.

De ahí que la crisis PRD-Morena no sea una crisis de versiones de izquierdas; se trata sólo de una disputa por votos cautivos de los ciudadanos dependían del viejo PRI. López Obrador aprovecha la orfandad caudillista en el PRD y el neoliberalismo salinista en el PRI para engullirse al partido fundado por Cárdenas.

Política para dummies: La buena política no se inventa día a día sino que es el producto de la progresión de hechos sociales.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Carlos Salinas de Gortari conflicto PRD-Morena Luis Donaldo Colosio Porfirio Muñoz Ledo PRI
RECOMENDADO
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Alcaldías

Hace 2 años
Javier García
DICEN / Capital

Que la candidata de la alianza PRI-PVEM-Panal-PT...

Hace 2 años
Capital
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Otro enfrentamiento

Hace 2 años
Javier García
HECHOS Y NOMBRES Seguir Leyendo>
Alejandro Envila

Las “genialidades” de Fox

Alejandro Envila