Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Indicador Político

PRI 2018: Meade, atrapado entre peñistas y militantes desplazados

Carlos Ramírez
Carlos Ramírez carlosrm@capitaldemo.mx
Hace 7 meses
Facebook Twitter Whatsapp

El destino del PRI está escrito para el lunes 2 de julio: la disolución o entregarlo a la militancia.

El exgobernador oaxaqueño Ulises Ruiz Ortiz, dirigente de la corriente Democracia Interna, lo tiene claro: si José Antonio Meade gana las elecciones no podrá ejercer el poder presidencia-PRI porque no es militante del PRI; y si pierde, tampoco existe ningún liderazgo como el de Peña Nieto en 2005 para hacerse cargo de los restos.

En una entrevista para el programa Hablemos de Política con Carlos Ramírez, que se transmitirá hoy miércoles a las 19:30 horas por Efekto TV, Ruiz Ortiz reveló los errores en la imposición de Meade como candidato externo, la falta de proyecto para imbricarse en el partido y la forma en que los neopriistas peñistas se apoderaron de las candidaturas plurinominales marginando a la militancia.

Sea cual sea el resultado, a diferencia del 2000 y del 2006, el PRI no tiene más destino que la refundación o la disolución y que el futuro del partido estará en manos de la militancia porque ninguno de los peñistas – Meade, Vanesa Rubio, Luis Videgaray, Enrique Ochoa Reza o Aurelio Nuño– sabe cómo manejar un partido; ellos sólo se quedaron con las principales candidaturas pluris.

Ruiz Ortiz afirma también que los priistas de la militancia han padecido tres realidades: la imposición, la corrupción como tema de la oposición y el desánimo. La forma en que los peñistas-meadistas controlaron el reparto de candidaturas pluris sin ningún sentido del equilibrio político provocó un éxodo de priistas más a Morena y menos al PAN. Lo malo, asegura, fue que esos fugados eran los principales operadores electorales que iban a garantizarle votos al PRI y ahora los llevarán a la oposición.

El equipo peñista de campaña de Meade pareció olvidar las experiencias de 2012: como candidato presidencial priista Peña Nieto supo concitar la participación de los grupos electorales y distribuyó candidaturas entre todos los grupos priistas.

Esa experiencia se olvidó en candidaturas a gobernadores que llevaron a la derrota porque respondieron a las complicidades de grupo.

Por eso Ruiz Ortiz habla de que el PRI ha sido “secuestrado hoy por una facción” carente de “oficio político” y con “formas poco leales de operar de la dirigencia”. La corriente Democracia Interna exige, por ello, la renuncia de la dirigencia priista de Ochoa Reza, quien se agandalló su plurinominal sin preocuparse por otras corrientes, grupos y experiencias.

Ruiz Ortiz denunció que la comisión política permanente del consejo político nacional “como delincuentes, sin dignidad, se reunieron” en el PRI del Estado de México para palomear candidaturas de facción, porque sus oficinas en la Ciudad de México iban a ser tomadas por priistas enfurecidos.

Con un candidato en tercer lugar, con una militancia marginada, sin operadores políticos eficaces, los priistas están pensando en el 2 de julio, un día después de las elecciones: ¿quiénes se quedarán con los restos del PRI? El problema es que el PRI nació desde la presidencia de la república en 1929 y los militantes desplazados sienten que ya llegó su hora de tener al PRI en sus manos.

Política para dummies: “Hay una moral en la política, escribió Sartre, y, cuando la política debe traicionar su moral, elegir la moral es traicionar la política”.

Si yo fuera Maquiavelo: “No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, que el introducir nuevas leyes”.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Enrique Ochoa Reza José Antonio Meade militancia PRI Ulises Ruiz Ortiz
RECOMENDADO
ARTÍCULO / Capital Digital

¿Alan Pulido, y El Mochaorejas?

Hace 2 años
Capital Digital

México en el contexto global

Hace 2 años
Capital Digital
LA COYUNTURA / Vladimir Galeana

¿Cadena de custodia?

Hace 2 años
Vladimir Galeana
DESDE MI PALCO Seguir Leyendo>
Alfredo Domínguez Muro

Los comparsas

Alfredo Domínguez Muro