Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Puntos Sobre La Íes

Que alguien le diga la verdad

Antonio Navalón
Antonio Navalón antonio@capitaldemo.mx
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Es bien sabido que ser presidente de un país viene a ser el equivalente a vivir en una burbuja aislado del mundo. Nada de lo que te enseñan es verdad. Nada de lo que te cuentan es verdad. Nada de lo que te dicen corresponde a los verdaderos sentimientos de tu pueblo.

Echo de menos la lealtad que existía en torno del Presidente.

Echo de menos a alguien que se dé cuenta que, más allá de la circunstancia sexenal llamada Enrique Peña Nieto, la figura presidencial es el arco de iglesia del sistema de creencias mexicano. Por lo tanto, no procurar ni preservar todos los aspectos que le dan al cargo un perfil de espiritualidad, significa sencillamente atacar al país.

Es cierto que han existido presidentes que se han empeñado una y otra vez en demostrar que mientras ellos porten la banda en el pecho no hace falta que nadie más ataque. Porque ha habido momentos en los que algunos mandatarios se sienten como Porfirio Díaz y Francisco I. Madero a la vez.

Ahora, después de lo ocurrido en el Paso Exprés de Cuernavaca, alguien debió haberle susurrado al Presidente con respeto y hasta con cierto cariño, que no puede andar diciendo que “está cerrando fuerte” su sexenio.

Y es que, el socavón del que me he negado a hablar, no sólo porque ya no quedan epítetos con los que se pueda calificar la inmoralidad pública colectiva, sino porque como hijo que soy del terremoto del 85 pienso en el terror de lo que significa considerar a detalle la forma en la que nuestras autoridades están construyendo las diferentes obras de la República Mexicana.

¿Cuántos socavones más o cómo quedará reducido a cenizas el país si los controles de calidad y las técnicas de construcción son como las que se implementaron en el Paso de Cuernavaca?

Pero además le reclamo al Gobierno -al que le pago impuestos y al que padezcoque me trate con cierto respeto, porque como mexicano que soy me ofende que 10 horas después del accidente la noticia emitida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes sólo haya sido que se había recuperado un auto, sin mencionar que los dos ocupantes del mismo estuvieron vivos después de la caída durante casi 2 horas en las que nadie fue capaz de rescatarlos.

Son demasiados errores, no quedan palabras para calificar lo que hacen, pero sí debería quedar el mínimo sentido común de saber que política es ventana y oportunidad.

Y ni era la oportunidad de mencionar que “se está cerrando el sexenio con paso firme, puntual y con mucho coraje”, y tampoco era la ventana que sólo arroja vistas sobre el socavón, el momento para seguir destruyendo al Presidente.

@antonio_navalon

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Enrique Peña Nieto Paso Exprés de Cuernavaca presidente República Mexicana Secretaría de Comunicaciones y Transportes
RECOMENDADO
Momento Corporativo / Roberto Aguilar

Veolia y Promecap, duro contra la basura

Hace 2 meses
Roberto Aguilar

El futuro de las exportaciones

Hace 10 meses
Carlos Alberto Martínez
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Fiscal anticorrupción

Hace 4 meses
Vladimir Galeana
La Coyuntura Seguir Leyendo>
Vladimir Galeana

Las pifias del INE

Vladimir Galeana