Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Pesos Y Contrapesos

¿Reciprocidad? ¡No!

Arturo Damm
Arturo Damm correo2345@correo.com
Hace 7 meses
Facebook Twitter Whatsapp

La principal creencia de los mercantilistas es que el comercio internacional es un juego de suma cero, razón por la cual lo que un país gana es, exactamente, lo que otro país pierde, por lo que, por lo menos al país perdedor, dicho comercio no le conviene.

Esta es la idea que da origen al proteccionismo de Trump: el comercio entre México y Estados Unidos, que se intensificó a raíz del TLC, ha perjudicado a Estados Unidos, sin olvidar, más allá de los intercambios comerciales, las inversiones estadounidenses que, desde 1994, y como consecuencia del TLC, se han realizado en México y no en Estados Unidos, siendo esto último lo que Trump pretende evitar y, de ser posible, revertir.

Lo primero que hay que decir es que, estrictamente hablando, el comercio internacional (entre naciones) no existe. Lo que existe es el comercio entre personas de distinta nacionalidad (interpersonal), ¡algo muy distinto! Estados Unidos no comercia con México, ni México con Estados Unidos. Un estadounidense comercia con un mexicano, y por lo tanto un mexicano comercia con un estadounidense, y si lo hacen es porque ambos ganan: cada uno valora más lo que recibe que lo que da a cambio, de tal manera que su nivel de bienestar, después del intercambio, resulta mayor. Este comercio interpersonal, no internacional, es un juego de suma positiva (ambas partes ganan), no de suma cero (lo que una parte gana es lo que la otra parte pierde).

El mercantilismo es una falacia, y su consecuencia, el proteccionismo, un error, que al limitar o prohibir las importaciones, eleva la escasez, presiona los precios a la alza y, por ello, reduce el bienestar. Todo ello resulta antieconómico, razón más que suficiente para evitarlo. Trump pretende lo contrario: gravar con impuestos las exportaciones de productos hechos en México por empresas estadounidenses, lo cual perjudicaría a los consumidores estadounidenses de esas mercancías y a las empresas estadounidenses que los producen en México. Ante ello, ¿qué debe hacer el gobierno mexicano? Continuará.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS comercio internacional intercambios comerciales mercantilistas proteccionismo TLC
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

La especialidad de Odebrecht

Hace 23 horas
Vladimir Galeana
La Coyuntura / Vladimir Galeana

País de cínicos

Hace 2 días
Vladimir Galeana
Indicador Político / Carlos Ramírez

AMLO, votos del 2018 y las alegres cuentas de la lechera

Hace 23 horas
Carlos Ramírez
Momento Corporativo Seguir Leyendo>
Roberto Aguilar

Veolia y Promecap, duro contra la basura

Roberto Aguilar