Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Puntos Sobre La Íes

Salto al vacío

Antonio Navalón
Antonio Navalón navalon.antonio@gmail.com
Hace 5 días
Facebook Twitter Whatsapp

Como al parecer en nuestro país nunca pasa nada, se tiene la sensación de que así será siempre y nada pasará. Pero eso es un error, porque como la historia lo ha demostrado, sus zarpazos más graves han ocurrido en un contexto en el que no pasaba nada y de pronto cuando algo sucedió terminó por traer consigo una serie de planteamientos muy sangrientos.

Ahora el país no puede ir cambiando todo lo que hizo respecto a nuestro defecto estructural sobre la falta de un sistema de justicia que nos permita tener confianza en alguien; y después conducirnos hacia el proceso electoral de 2018 sin fiscal en la Fepade, sin fiscal anticorrupción, sin procurador general de la República y sin fiscal general. Es decir, no puede avanzar con ese tipo de movimientos tan suicidas.

En consecuencia, lo fácil es echarle la culpa a Enrique Peña Nieto y a su gobierno por todo lo que sucede. Pero lo real es que la clase política mexicana en su conjunto, los del Frente Ciudadano, los del Gobierno, los de la oposición, los que pronto esperan serlo, en síntesis, todos, salvo aquel que no se siente vinculado con las instituciones, me refiero al líder de Morena; deberían entender que el nombramiento de esos responsables del funcionamiento de justicia, es una condición fundamental previa al proceso electoral.

Porque no hacerlo, no sólo significa un salto en el vacío, sino también significa apostar a que las elecciones –sean las que sean y pasen los que pasen– nazcan con un componente que las hará muy peligrosas.

Y es que, si con todo y el buen sabor de boca de la era Woldenberg, de la fuerza del IFE, y de lo guapos y felices que estábamos cuando éramos demócratas; se armó la que se armó en el 2006. Ahora imagínese todo lo que podría pasar en este proceso electoral con todas estas dudas y sin responsables anticorrupción, sin responsables de la Fepade y dejando sin titular a la Procuraduría General de la República.

Es fundamental para el conjunto de las fuerzas mexicanas tomarse en serio el hecho de que algunas instituciones deben funcionar. Aunque lo normal es que para que funcionen algunas personas, el sacrificio ritual es que no haya instituciones.

Y en ese sentido, la siguiente elección, que créame usted, será la más complicada que hemos vivido hasta el momento, no puede tener además esa orfandad legislativa, regulatoria y de autoridad moral, para que al final alguien diga quién ganó o quién perdió.

@antonio_navalon

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Enrique Peña Nieto Fepade Morena proceso electoral Procuraduría General de la República
RECOMENDADO
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Los vehículos, otra vez

Hace 1 año
Javier García
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

Y la sangre llegó

Hace 1 año
Antonio Navalón
LA COYUNTURA / Vladimir Galeana

Las negociaciones

Hace 1 año
Vladimir Galeana
NOMBRES DE CAPITAL Seguir Leyendo>
Jaime Nuñez

Ecolab, ejemplar

Jaime Nuñez