Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Indicador Político

Terremotos, fracaso de gobernantes; sociedad suple falta de previsiones

Carlos Ramírez
Carlos Ramírez carlosrm@capitaldemo.mx
Hace 3 meses
Facebook Twitter Whatsapp

Poco después de las once de la mañana del pasado martes 19 de septiembre, el megasimulacro sacó a empleados de sus oficinas y les hizo cumplir con el protocolo de desalojo en caso de temblor. Las caras de las personas fueron de fastidio, todos atendiendo el teléfono celular, sin disciplina.

Dos horas después de este ejercicio, un terremoto de magnitud 7.1 en la escala de Richter –menor al 8.2 de la semana pasada y de 8.1 en 1985– sacudió una franja central de la República –sobre todo Ciudad de México y Morelos–, pero las personas que estaban en edificios entraron en pánico, no supieron cumplir con los protocolos y la falta de atención en el simulacro se pagó con accidentes e histeria. Los comisarios del orden no pudieron controlar el desalojo.

Pero si la sociedad es ajena y distante a las tragedias y sólo las asimila cuando le tocan de cerca, el terremoto del pasado martes 19 evidenció de nueva cuenta el fracaso gubernamental en materia de prevención de desastres: seis presidentes de la República, cuatro jefes del Departamento del Distrito Federal y seis jefes de gobierno del DF-Ciudad de México fueron incapaces de definir y operar un plan integral de contingencia contra desastres naturales.

A lo largo de 32 años desde la tragedia de 1985, las autoridades no han hecho lo que debió haber sido elemental: un padrón de edificios lastimados, una identificación de edificios propensos a derrumbarse con temblores de 4 grados, una policía vial para atender circulación en casos de derrumbes, una policía de vigilancia especial para combatir delincuentes y carroñeros que se aprovechan de las tragedias, un sistema de salud especial para casos de emergencia, alimentos y medicinas renovables para casos así, un mando especial para casos de desastres y protocolos especiales de funcionamiento inmediato junto con Policía Federal, Ejército, Marina para atender víctimas.

Y sobre todo, las autoridades federales y capitalinas de 1985 al martes pasado debieron de haber creado una organización gubernamental-civil-militar de funcionamiento inmediato para organizar a la sociedad solidaria.

Nada. El terremoto del martes pasado volvió a evidenciar la incapacidad gubernamental en materia de previsión.

Nadie podía imaginar un terremoto así, hubieron de pasar 32 años para repetir la tragedia de 1985, pero las instituciones y los funcionarios faltaron a la previsión. Ciertamente que el Presidente de la República y el Jefe de Gobierno de la CDMX se hicieron visibles casi de inmediato… vía Twitter, pero sus funcionarios de nueva cuenta fueron atrapados en la imprevisión. Hasta la noche la policía capitalina no acertaba a controlar la circulación vehicular y la preventiva no pudo evitar la delincuencia.

Ahora sí debe haber una investigación para determinar las fallas en la previsión de desastres: miles de personas siguen viviendo en edificios que podían caerse.

Gobiernos estatales y federal carecen de estructuras de seguridad, atención social y supervisión de infraestructura. El gran avance desde 1985 fue la alarma sísmica y no funcionó o sonó por accidente.

A nadie se puede culpar por catástrofes de la naturaleza, pero sí a quienes fallaron en la previsión de sus efectos.

Y quedan para el registro de hechos los ojos llorosos del presidente Peña Nieto en la mañana del martes en la ceremonia de izamiento de la bandera a media asta en el zócalo, horas antes de la tragedia repetida.

Política para dummies: La política es el compromiso de gobernar para las necesidades de la gente, no para administrar el poder para uno mismo.

http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Autoridades megasimulacro Peña Nieto protocolo de desalojo temblor
RECOMENDADO
ARTÍCULO / Ruben Lara León

Discriminados

Hace 2 años
Ruben Lara León
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

Una catástrofe llamada Venezuela

Hace 2 años
Antonio Navalón

La economía de los partidos políticos

Hace 2 años
Carlos Alberto Martínez
Capital

Que después de las elecciones habrá cambios en el gabinete

Capital