Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / 

TLCAN renegociado debe favorecer a todos

Eduardo Ruiz-Healy
Eduardo Ruiz-Healy ERHautordemo@capitalmedia.mx
Hace 2 meses
Facebook Twitter Whatsapp

El 1 de enero del año entrante cumplirá 24 años el TLCAN que ahora, por capricho de Donald Trump, está renegociándose.

Durante el casi cuarto de siglo transcurrido, las exportaciones de México a Estados Unidos y Canadá, que fueron por un valor de 52,800 millones de dólares en 1994, crecieron a casi 318,000 millones de dólares en 2016, un aumento del 502 por ciento.

Más que a ningunas otras, el TLCAN ha beneficiado a las empresas trasnacionales, sean mexicanas o de otros países, especialmente las que producen coches, camiones y piezas y repuestos para éstos, electrónicos (computadoras, celulares, pantallas), cerveza, tractores, instrumentos médicos, frutas y verduras, oro y plata, productos de hierro y medicamentos envasados.

Un análisis de las empresas que realizan estas exportaciones indica que en su mayoría son extranjeras y, cuando mexicanas, monopólicas u oligopólicas.

Además, muchas de las compañías mexicanas que antes del tratado dominaban las industrias electrónica, cervecera, juguetera, textil, dulcera o alimentaria, fueron adquiridas por trasnacionales o quebraron en vista de que los negociadores del TLCAN no se molestaron en concederles un plazo mínimo para que pudieran adaptarse a la nueva realidad y estar en condiciones para tratar de competir contra las trasnacionales.

El TLCAN contribuyó a generar millones de nuevos empleos en México, pero no ayudó en gran cosa para que esos empleos fueran bien pagados o que los trabajadores pudieran gozar de la libertad de asociarse o no con un sindicato.

A pesar del TLCAN, o tal vez por él, los trabajadores mexicanos perciben sueldos muy por debajo de los estadounidenses o canadienses que en sus países realizan las mismas labores.

En 1992 un trabajador estadounidense ganaba 13.15 pesos por hora, mientras que el mexicano ganaba 1.51 pesos por hora. Hoy, el salario mínimo nacional en nuestro país es de 10 pesos por hora, frente a los casi 130 pesos en Estados Unidos. La productividad de los trabajadores de nuestro país apenas creció 0.7% al año entre 1994 y 2014, mientras que en países con economías subdesarrolladas creció un promedio de 1.0% durante el mismo período.

En la muy exitosa industria automotriz, dominada por empresas estadounidenses, europeas y asiáticas, un trabajador mexicano gana 3.40 dólares por hora, un obrero estadounidense por hacer el mismo trabajo gana hasta 40 dólares la hora.

En la renegociación del TLCAN los representantes gubernamentales y empresariales mexicanos deben pensar, como no lo hicieron en 1991 y 1992, en los intereses de los trabajadores y del pueblo.

Si hace 25 años Carlos Salinas, Jaime Serra Puche y otros hubieran pensado en beneficiar a las mayorías no estaríamos enfrentado la posibilidad de que un populista sea el próximo presidente de la república.

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Carlos Salinas Donald Trump Industria Automotriz Jaime Serra Puche TLCAN
RECOMENDADO
La Coyuntura / Vladimir Galeana

Otra vez la fiscalía

Hace 1 día
Vladimir Galeana
Artículo / Capital

Spots en tiempos de emergencia

Hace 1 día
Capital
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Vivienda, negocio y Morena

Hace 1 año
Javier García
Indicador Político Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

TLC: fracaso en desarrollo por falta de una estrategia oficial

Carlos Ramírez