Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Artículo

Tránsfugas políticos

Capital Digital
Capital Digital redessociales@capitalmedia.mx
Hace 1 año
Facebook Twitter Whatsapp

Tránsfugas, oportunistas, traidores, chocolateros, chaqueteros, demócratas, rupturistas, acomodaticios son, entre otros, los adjetivos otorgados a aquellos ciudadanos que cambian de partido político. El fenómeno no es nuevo. Cobra relevancia cuando se habla de personas que tienen un cargo de representación popular o que forman parte de las dirigencias partidistas. Más aún, cuando las encuestas de opinión auguran cambios en la conformación del poder. En esos momentos es cuando se palpa con claridad una de las concepciones politológicas que afirma que la política es el mundo en que los intereses se disfrazan de ideas. En el que se construyen argumentos para justificar las nuevas posiciones ideológicas, que tengan como corolario seguir formando parte en la nueva redistribución del poder.

Tampoco es exclusivo de un partido político o posición ideológica. Es parte de la naturaleza del político. Es un fenómeno social. Lo infortunado para los ciudadanos es que con ello la política y, por ende, los cargos de elección popular y de gobierno siguen siendo dirigidos por aquéllos que han demostrado, con otra máscara partidista, su incapacidad para buscar los intereses legítimos de los ciudadanos. Para éstos, la política representa “más de lo mismo” que conlleva a la apatía y al desinterés por los asuntos públicos.

No son nuevas personas con nuevas ideas y soluciones. Son los viejos intereses buscando la forma de continuar con los privilegios y el confort al que están acostumbrados. Son las mismas personas que van a reproducir los vicios de donde vienen. Se presenta entonces una relación simbiótica entre la necesidad de los dirigentes partidistas de sumar para ganar el poder y la oportunidad del tránsfuga político para reposicionarse. Convirtiendo así a los partidos políticos en agencias de colocación más que en instituciones que representen ideas portadoras del cambio.

zagrav@politicas.unam.mx

Twitter @NVS_

GG

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Asuntos Públicos ciudadanos dirigentes elecciones políticos transfugas
RECOMENDADO
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

El disfraz de la pobreza

Hace 2 años
Antonio Navalón
DE OFICIO REPORTERO / Raúl Sánchez Carrillo

Pedir quitar el fuero, de moda

Hace 2 años
Raúl Sánchez Carrillo
Indicador Político / Carlos Ramírez

La era Trump 8.- Fin de TCL, fin de salinismo

Hace 1 año
Carlos Ramírez
Indicador Político Seguir Leyendo>
Carlos Ramírez

PRI 2018: Osorio Chong, la última oportunidad política

Carlos Ramírez