Menú de Navegación
Suscríbete >
Facebook Twitter Youtube Google+
Search X
- MÁS SECCIONES
X
CONTACTO Newsletter SUSCRÍBETE
  • Capital Coahuila
  • Capital Hidalgo
  • Capital Jalisco
  • Capital Morelos
  • Capital Oaxaca
  • Capital Puebla
  • Capital Quintana Roo
  • Capital Querétaro
  • Capital Veracruz
  • Capital México
  • Capital Michoacán
  • Capital Mujer
  • Reporte Índigo
  • Estadio Deportes
  • The News
  • Efekto
  • Diario DF
  • Capital Edo. de Méx.
  • Green TV
  • Revista Cambio
Radio Capital
Pirata FM
Capital Máxima
Capital FM
Digital
Prensa
Radio
TV
v Capital México =
Opinión / Columna

Viejos

Ruben Lara León
Ruben Lara León correo2342355@correo.com
Hace 2 semanas
Facebook Twitter Whatsapp

Asistí a un coloquio extraordinario sobre el envejecimiento de la población en México.

En 40 años se invertirá la pirámide demográfica, y será común, como ahora con los niños, dejar en la guardería a padres o hermanos mayores y recogerlos después del trabajo. Hace rato se debieron tomar medidas gubernamentales para enfrentar este cambio: reorientar la inversión pública, adaptar espacios para los mayores, capacitar médicos y enfermeras geriátricas, y planear las ciudades de ese futuro inmediato, pero no se ha hecho. Para no variar vamos atrás también en eso. Será problema de quienes deban enfrentarlo en su momento.

La palabra viejo agrede indebidamente. Todos le temen, quizá por la incógnita que encierra. Sin embargo, no hay razón. Yo ya estoy en ese tramo. Se agudizan la reflexión y la perspicacia, pero las piernas duelen y el ánimo es voluble. Una clave es no resignarse. Dylan Thomas lo dijo exactamente: “No entres dócilmente en esa buena noche. Enfurécete ante la muerte de la luz”. Para el sublime Borges: “La vejez (tal es el nombre que le dan los otros) puede ser el tiempo de nuestra dicha.

“Llego a mi centro, a mi álgebra, a mi clave. Pronto sabré quién soy”.

Según el Consejo Nacional de Población deben propiciarse a los viejos las siglas SAP (sanos, activos y protegidos), ojalá así fuera, pero no se ve cómo. Quizá con gobiernos más eficaces y honestos. No perdamos la esperanza. Mientras tanto, todo es una expectativa, aunque bastante retrasada en su concreción.

No me preocupo, ya no lo veré, aunque Benedetti tiene razón: “La edad viene a la cama y nos desvela.

Besamos con los labios que tuvimos”. Se entiende cuando ya se está ahí, nunca antes. Es un tema que evadimos. Termino con Serrat, mi taumaturgo: “…o simplemente si todos, entendiésemos que todos, llevamos un viejo adentro.”

rularle@hotmail.com

COMPARTE Facebook Twitter Whatsapp
TEMAS Consejo Nacional de Población enfermeras geriátricas envejecimiento inversión pública pirámide demográfica
RECOMENDADO

La economía de los partidos políticos

Hace 2 años
Carlos Alberto Martínez
CIUDAD CAPITAL / Javier García

Los vehículos, otra vez

Hace 1 año
Javier García
PUNTOS SOBRE LA ÍES / Antonio Navalón

Y la sangre llegó

Hace 1 año
Antonio Navalón
LA COYUNTURA Seguir Leyendo>
Vladimir Galeana

Las negociaciones

Vladimir Galeana