WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 02 de Diciembre 2020
| | |

Mexicano detenido por FBI admite que gobierno de Rusia lo contrató como espía

1baUipsV

1baUipsV

24 de Febrero 2020

En 2018, durante el Mundial de fútbol celebrado en Rusia, inició el contacto con las autoridades de ese país, así lo señaló Héctor Alejandro Cabrera Fuentes

El ciudadano mexicano Héctor Alejandro Cabrera Fuentes admitió ante agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI) haber sido reclutado por el gobierno de Rusia en el año 2018 para realizar actividades de espionaje en Estados Unidos.

 

“En 2018, durante el Mundial de fútbol celebrado en Rusia, inició el contacto con las autoridades de ese país”, se lee en la reseña del interrogatorio al que fue sometido Cabrera Fuentes por agentes del FBI.

 

“Indicó”, continúa el documento, “que en Moscú fue trasladado a un cuarto de separos en el aeropuerto, engañado de que su detención respondía a órdenes del gobierno de México y de la Interpol. Durante el supuesto interrogatorio le mostraron correos electrónicos de su cuenta personal que se remontaban al año 2014; a fin de infundirle temor y demostrarle que estaba siendo monitoreado”.

El pasado martes 18 de febrero el Departamento de Justicia anunció por medio de un comunicado de prensa que Cabrera Flores había sido detenido en Miami, Florida, acusado de realizar espionaje a favor del gobierno del presidente ruso, Vladimir Putin.

Originario del municipio de El Espinal, Oaxaca, Cabrera Flores es un científico connotado en México y Europa, fue postulado al Premio Nobel de Medicina 2019 por descubrir un método para prevenir y detectar ataques y otros problemas cardiacos.

El gobierno de Donald Trump informó que el mexicano vive en Singapur y que originalmente fue reclutado por agentes rusos en el año 2019, contrario a lo que él admitió ante los agentes del FBI.

 

La reseña con las declaraciones de Cabrera Flores establece que está casado con una ciudadana rusa con quien tiene dos hijas, y que vivía en Alemania cuando fue interceptado por representantes del gobierno de Rusia durante el mundial de fútbol llevado a cabo en esa nación.

En el verano del 2018, Cabrera Flores, su esposa y sus dos hijas viajaron a Rusia con la intención de pasar dos semanas de vacaciones.

“A la salida del aeropuerto y con el pretexto de que había anomalías en su documentación, las autoridades de Rusia les informaron que tenían prohibido abandonar el país. Posteriormente informó que los supuestos agentes rusos le solicitaron su colaboración -de espionaje- como condición para permitirle el regreso con su familia a Alemania”, subraya el documento que resume las declaraciones de Cabrera Flores.

 

 

“Aceptó que recibía instrucciones de su contacto (ruso) durante la celebración de convenciones científicas de la cuales era partícipe”, matiza la reseña llevada a cabo por los agentes del FBI.

Las siguientes son las tareas principales de espionaje que le asignaron los agentes rusos para llevar a cabo dentro de los Estados Unidos:

– Viajar a Miami, donde en 2019 rentó un departamento utilizando el nombre de un amigo quien no tiene conocimiento sobre el trasfondo de dicha transacción inmobiliaria.

 

– Como segunda tarea le solicitaron tomar fotografías de las placas del vehículo de un individuo específico que le fue solicitado, lo cual ocurrió el fin de semana del pasado 15 de febrero, lo que fue motivo de su captura en Miami.

En su comunicado de prensa, el Departamento de Justicia indica que Cabrera Flores alquiló el inmueble en el condado de Miami-Dade.

El pasado viernes 21 de febrero, el científico oaxaqueño fue presentado ante la Corte Federal de Miami, donde le fueron notificados los cargos que se le imputan.

 

En la audiencia, que duró escasos 10 minutos, no se informó que ya había admitido sus tareas de espionaje para Rusia durante el interrogatorio previo con agentes del FBI.

Ante la Corte federal, el ciudadano mexicano rechazó su derecho de obtener su libertad bajo fianza, expresando su deseo de ser representado por abogados para su defensa en el proceso.

“En febrero, Cabrera Fuentes viajó otra vez a Moscú para reunirse con un funcionario del gobierno ruso. En dicho encuentro fue instruido con la descripción de un vehículo de una fuente del gobierno estadunidense y se le pidió localizar el auto”.

 

 

“El funcionario ruso instruyó a Cabrera Fuentes a que en abril o mayo de 2020 se volviera a encontrar con él, para informarlo sobre el resultado de la búsqueda del vehículo de la fuente estadunidense”, sostuvo el comunicado del Departamento de Justicia.

En el recuento de los hechos, el gobierno federal estadounidense acotó que el pasado 13 de febrero el supuesto espía mexicano viajó de la Ciudad de México a Miami, y al día siguiente rentó un automóvil para cumplir con las órdenes de Moscú.

Al llevar a cabo la asignación que le administraron, el científico fue reportado por un guardia de seguridad de una unidad habitacional privada donde presuntamente vivía la fuente estadounidense y por ende estaba el auto al que debía tomarle las fotos a la placa.

La versión del gobierno estadunidense sobre la captura del mexicano sostiene que el guardia de la unidad habitacional lo reportó porque ingresó en un automóvil pegado a otro que activó la puerta electrónica para permitirle el acceso.

“Cuando el guardia de seguridad se acercó al auto que rentó Cabrera Fuentes, la persona que viajaba con él con quien está casado y reside en México, caminó hacia el automóvil de la fuente estadounidense y le tomó una fotografía a la placa del registro vehicular”.

“Al ser interrogado por el guardia de seguridad sobre la naturaleza de su ingreso a la unidad, Cabrera Fuentes le proporcionó el nombre de la persona a la que presuntamente visitaba. El guardia no reconoció el nombre que le dieron y les pidió que salieran”, indicó el comunicado del Departamento de Justicia.

El gobierno estadunidense agregó que, la noche del 16 de febrero, Fuentes y su esposa llegaron al aeropuerto internacional de Miami para salir de Estados Unidos con destino a la Ciudad de México.

Dentro del aeropuerto de Miami personal de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) inspeccionaron el teléfono celular del acompañante de Cabrera Fuentes y encontraron fotografías de la placa del vehículo de la supuesta fuente estadounidense.

Las fotos en el teléfono celular de la persona que acompañaba a Cabrera Fuentes estaban en un folio designado como fotografías recientemente borradas.

“Al ser cuestionado sobre la fotografía, Cabrera Fuentes admitió que la tarea de su acompañante fue tomar la foto de la placa del automóvil. La revisión al teléfono del acusado reveló mensajes a través de la aplicación de WhatsApp; entre él y su acompañante con la foto de la placa del carro”, sostiene el Departamento de Justicia.

El caso del oaxaqueño acusado de espionaje está en manos de los fiscales federales John Demers y Ariana Fajardo Orshan, del agente del FBI, George Piro, y de Diane Sabatino; del CBP.

La próxima audiencia de presentación de Cabrera Fuentes en la Corte de Miami se llevará a cabo el próximo 3 de marzo.

En dicha sesión el acusado deberá declararse culpable o inocente de los delitos que le achacan, no obstante a que su admisión de espionaje ante el FBI prevé que el científico oaxaqueño se declarará responsable.

Según reportes periodísticos generados en México, Cabrera Fuentes era actualmente Director General de los laboratorios del Grupo FEMSA.

De ser declarado culpable de los cargos de espionaje, el oaxaqueño originario del municipio de El Espinal, podría ser castigado con la pena de muerte o con una sentencia de cadena perpetua.

El año pasado al abordar el tema del espionaje contra Estados Unidos, el presidente Trump expresó su deseo de que las cortes federales sentencien a la pena capital a los espías extranjeros y nacionales que atenten contra la seguridad nacional estadunidense.

Más notas sobre