Lunes 24 de Junio 2019
| | |

5 etapas del comportamiento sexual compulsivo: UNAM

Hipersexualidad

Hipersexualidad

10 de Junio 2019


Para la académica de la Facultad de Psicología de la UNAM, Gabriela Orozco Calderón, tener sexo es bueno, sano y normal, pero puede convertirse en adicción, con consecuencias negativas para la persona afectada. Indicó que en la adicción hay dependencia; se gesta en la mente y se asocia con anormalidades cerebrales.

“Se dice que alguien sufre de hipersexualidad, adicción al sexo o conducta sexual compulsiva cuando recurre a comportamientos sexuales a su pesar y no es capaz de evitarlas por la ansiedad que eso implica. Entonces se pierde cierta libertad porque se ve afectada la cotidianidad.”

La especialista en neurociencias de la conducta indicó que en la hipersexualidad se pierde el autocontrol y surge el deseo desenfrenado de tener sexo, físico o cibernético; se desatienden las actividades cotidianas, se deteriora la comunicación y el afecto por el otro.

“El sexo se usa para reducir estados de ansiedad, es un medio para disminuir el malestar emocional por baja autoestima e insatisfacción personal”.

Manifestó que algunos síntomas a la adicción al sexo es el deseo intenso, ansia o necesidad de concretar la actividad placentera; pérdida progresiva del control de la actividad placentera; descuido de las actividades habituales: académicas, laborales o de esparcimiento; estar a la defensiva y negar el problema.

“Todo gira en torno a la conducta adictiva y se presentan lesiones, heridas o dolor en los genitales.”

La académica informó que existen 5 posibles etapas del comportamiento sexual compulsivo: descubrimiento, experimentación, escalada, compulsión y desesperanza. La primera llega cuando se tiene sexo placentero; la experimentan jóvenes con estímulos sexuales no reales, y luego con otras personas. En la escalada el individuo necesita sentir cada vez más gratificación, y luego lo hace de manera compulsiva, pero aunque tenga sexo no se sienten bien y llega la desesperanza.

Finalmente indico que la clasificación internacional de enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que todavía no hay información definitiva sobre los procesos involucrados en el desarrollo y mantenimiento de la conducta sexual compulsiva.

Encuentra más notas sobre