www.capitalmexico.com.mx
Sábado 02 de Julio 2022

A medida que el planeta se calienta, menos hielo cubre los lagos de América del Norte

A medida que el planeta se calienta, menos hielo cubre los lagos de América del Norte Foto: AP
A medida que el planeta se calienta, menos hielo cubre los lagos de América del Norte Foto: AP 

A medida que el planeta se calienta, menos hielo cubre los lagos de América del Norte. El aumento de las temperaturas está teniendo un impacto en las comunidades lacustres.


GRAND LAKE, Colorado (AP) — Con vistas a las montañas como telón de fondo y una pista de hielo natural, el torneo anual de hockey sobre hielo en Grand Lake ofrece una instantánea pintoresca de la belleza de Colorado. Lo que no es evidente es el problema que se está gestando debajo de los patines de los jugadores.

El torneo de este año se llevó a cabo un mes más tarde de lo normal, y la delgada capa de hielo obligó a los organizadores a posponer el evento originalmente programado para el tercer fin de semana de enero.

“Tuvimos condiciones fangosas y menos de seis pulgadas de hielo. Simplemente no había forma de que pudiera celebrarse con seguridad”, dijo Steve Kudron, alcalde de Grand Lake.

Esa es una realidad que enfrentan cada vez más muchas comunidades que viven cerca de lagos, que se congelan y brindan innumerables actividades durante los meses de invierno. Según un importante informe de la ONU sobre el clima publicado el lunes, a medida que el planeta se calienta, la cantidad de hielo y la cantidad de tiempo que mantiene sólida una masa de agua están disminuyendo. Esos cambios están obligando a las comunidades a adaptarse y reducir algunas actividades de invierno, al tiempo que aumentan el espectro de problemas ambientales y de salud a largo plazo.

Sapna Sharma, ecóloga acuática de la Universidad York de Toronto, analizó entre 100 y 200 años de datos de 18 lagos de América del Norte y descubrió que en los últimos 25 años, “estamos perdiendo hielo seis veces más rápido que el promedio histórico”. La temperatura del aire, particularmente en invierno, es el factor más importante del hielo del lago, dijo.

Además de las temporadas de hielo más cortas, los llamados “eventos extraños de invierno” se están generalizando, dijo Sharma.

“Tendrás días realmente fríos y algunos días cálidos con lluvia y días fríos nuevamente y algo más de lluvia y nieve derretida”, dijo. “Ese es exactamente el tipo de invierno que estamos teniendo en Toronto en este momento”.

Algunos impactos del cambio climático pueden abordarse mediante esfuerzos como la construcción de viviendas resistentes al fuego, la reducción de la sobrepesca y la construcción de infraestructura que pueda soportar tormentas intensas. Pero no existen soluciones simples para preservar la capa de hielo de los lagos; solo una reducción drástica de las emisiones de gases de efecto invernadero puede frenar el calentamiento y la consiguiente pérdida de hielo en las próximas décadas.

Según los registros escritos a mano que mantiene Northern Water, un importante proveedor de agua para el noreste de Colorado, los últimos 20 años en Grand Lake vieron una temporada de hielo más corta en aproximadamente 14 días que el período anterior de 20 años. Allí, la temperatura del aire de noviembre se ha calentado en promedio unos cinco grados Fahrenheit, según datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica. El pasado noviembre fue el segundo más caluroso registrado.

David Gochis, un hidrometeorólogo del Centro Nacional de Investigación Atmosférica, dice que la tendencia de Colorado de veranos muy calurosos y el otoño inusualmente cálido del año pasado se combinaron para elevar la temperatura del agua del lago, lo que contribuyó a una congelación tardía y gradual.

Eso significó que el torneo de hockey en Grand Lake tuvo que retrasarse, lo que ya era una señal de adaptación de la comunidad.

“En el futuro, lo programaría para el último fin de semana de enero como muy pronto, solo para asegurarme en caso de que tengamos otro año como este”, dijo el organizador Brian Blumenfeld.

Más allá del impacto en las actividades recreativas y los impactos económicos, los períodos más largos de aguas abiertas afectarán la “calidad y cantidad de los recursos hídricos río abajo”, según un estudio de 2021 de la Universidad de Colorado, Boulder.

“Cuando un lago está congelado, no está evaporando el agua”, dijo Adam Jokerst, gerente de agua de Greeley, una ciudad de rápido crecimiento en Colorado que acaba de adquirir un acuífero para respaldar el crecimiento futuro. El agua que está abierta durante períodos más largos aumenta la pérdida por evaporación del año, dijo.

Además, el agua tibia y estancada puede proporcionar las mejores condiciones para la proliferación de algas, que pueden ser tóxicas para los humanos y los animales, según la Agencia de Protección Ambiental.

“Podemos tratar cualquier agua, pero simplemente saque su chequera”, dijo Jokerst, recitando una frase común en el mundo de los servicios públicos de agua.

El aumento de las temperaturas está teniendo un impacto en las comunidades lacustres de América del Norte.

Por ejemplo, gran parte de Alaska está experimentando una temporada inusual: un comienzo cálido del año seguido de temperaturas por debajo del promedio a fines del otoño.

Lynnette Warren ha liderado grupos de pesca en Alaska durante 46 años. En los populares lagos de pesca en hielo en el distrito de Matanuska-Susitna al norte de Anchorage, las temperaturas más cálidas de este año derritieron la nieve, lo que provocó una reacción en cadena. El agua pesaba sobre el hielo. El hielo se debilitó. Más agua se filtró a través de las grietas. Los pescadores evitaron esos lagos y se congregaron en los pocos viables.

“Cuando esos lagos son los que la gente pesca todo el tiempo, entonces las oportunidades de captura se reducen considerablemente porque esos lagos están sobreexplotados”, dijo Warren.

Una temporada de aguas abiertas más larga significa más tiempo para los turistas que pagan primas para pescar desde un barco. Pero también significa más tiempo para que el sol lo caliente, una amenaza para los peces de agua fría que se han enfrentado a la mortandad en los últimos años coincidiendo con temperaturas de verano récord .

En partes de Alaska y el norte de Canadá, los lagos y ríos congelados también desempeñan un papel fundamental en la conexión de comunidades remotas, a menudo indígenas, a las que no se puede acceder por carretera. Sin el hielo, los residentes no pueden acceder a bienes y servicios externos, excepto por avión o barco. Tanto para el transporte como para la recreación, los cambios en las tendencias del hielo pueden ser mortales.

De vuelta en Grand Lake, una canción de Johnny Cash suena a todo volumen desde un altavoz mientras se juegan cinco partidos de hockey simultáneos, la humedad del aliento de los jugadores se cristaliza en el aire gélido mientras animan a sus compañeros de equipo.

La jugadora de hockey Rachel Kindsvatter, una asistente social que ayudó a las personas que perdieron sus hogares en un incendio forestal que devastó el área en el otoño de 2020, dice que reconoce que retrasar un torneo palidece en comparación con muchos problemas que enfrenta el mundo. Aún así, tener que retrasarlo un mes entero para que la gente no se caiga es “aterrador”.

“Denle de 10 a 20 años o más y quién sabe si (el torneo) podría siquiera suceder”, dijo.