www.capitalmexico.com.mx

Miércoles 28 de Julio 2021
Seguimiento de COVID-19 México 28 julio 2021 · 08:21
2,771,846 Confirmados
2,171,095 Recuperados
239,079 Decesos

El ejército de Myanmar dice que está tomando el control del país

Foto. AP
Foto. AP 

Los legisladores de Myanmar debían reunirse el lunes en la capital, Naypyitaw, para la primera sesión del Parlamento desde las elecciones del año pasado.


NAYPYITAW, Myanmar (AP) – La televisión militar de Myanmar dice que el ejército ha tomado el control del país durante un año.

Un locutor de Myawaddy TV, de propiedad militar, hizo el anuncio el lunes por la mañana. El anuncio sigue a días de preocupación por la amenaza de un golpe militar y se produce cuando comenzaba la nueva sesión del Parlamento del país.

El Irrawaddy, un servicio de noticias en línea establecido, informó que la consejera de estado Aung San Suu Kyi Suu Kyi, la principal líder de la nación, y el presidente del país, Win Myint, fueron detenidos en las horas previas al amanecer del lunes. El servicio de noticias citó a Myo Nyunt, un portavoz del partido gobernante Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi.

Su informe dice que los miembros del Comité Ejecutivo Central del partido, los legisladores y los miembros del gabinete regional también fueron detenidos.

ESTA ES UNA ACTUALIZACIÓN DE ÚLTIMA HORA. La historia anterior de AP está a continuación.

Se estaba produciendo un golpe militar en Myanmar el lunes temprano y la consejera de Estado Aung San Suu Kyi fue detenida bajo arresto domiciliario, según los informes, cuando se cortaron las comunicaciones con la capital.

Se perdió el acceso telefónico e Internet a Naypyitaw y no se pudo contactar al partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi.

Estados Unidos, Australia y otros estaban preocupados por los informes e instaron al ejército de Myanmar a respetar el estado de derecho.

“Estados Unidos está alarmado por los informes de que el ejército birmano ha tomado medidas para socavar la transición democrática del país, incluido el arresto de la consejera de estado Aung San Suu Kyi y otros funcionarios civiles en Birmania”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en un comunicado de Washington. Ella dijo que el presidente Joe Biden había sido informado sobre los acontecimientos informados.

“Estados Unidos se opone a cualquier intento de alterar el resultado de las elecciones recientes o impedir la transición democrática de Myanmar, y tomará medidas contra los responsables si no se revierten estos pasos”, dijo el comunicado. Birmania es el antiguo nombre de Myanmar.

La ministra de Relaciones Exteriores de Australia, Marise Payne, pidió la liberación de Suu Kyi y otras personas presuntamente detenidas. “Apoyamos decididamente la reunión pacífica de la Asamblea Nacional, en consonancia con los resultados de las elecciones generales de noviembre de 2020”, dijo.

Los legisladores de Myanmar debían reunirse el lunes en la capital, Naypyitaw, para la primera sesión del Parlamento desde las elecciones del año pasado.

El portal de noticias en línea Myanmar Now citó fuentes no identificadas sobre el arresto de Suu Kyi y el presidente de la LND al amanecer y no ofreció más detalles. Myanmar Visual Television y Myanmar Voice Radio publicaron en Facebook alrededor de las 6:30 am que sus programas no estaban disponibles para su transmisión regular.

Suu Kyi, de 75 años, es, con mucho, el político más dominante del país y se convirtió en el líder del país después de liderar una lucha no violenta de décadas contra el gobierno militar.

El partido de Suu Kyi capturó 396 de los 476 escaños en las cámaras alta y baja del Parlamento combinadas en las elecciones de noviembre, pero el ejército tiene el 25% del total de escaños bajo la constitución redactada por el ejército de 2008 y varios puestos ministeriales clave también están reservados para militares personas designadas.

El ejército, conocido como Tatmadaw, acusó que hubo un fraude electoral masivo en las elecciones, aunque no ha proporcionado pruebas. La Comisión Electoral de la Unión estatal rechazó la semana pasada sus acusaciones.

En medio de las disputas sobre las acusaciones, el martes pasado el ejército aumentó la tensión política cuando un portavoz en su conferencia de prensa semanal, respondiendo a la pregunta de un periodista, se negó a descartar la posibilidad de un golpe. El mayor general Zaw Min Tun explicó que los militares “seguirían las leyes de acuerdo con la constitución”.

Utilizando un lenguaje similar, el comandante en jefe, el general mayor Min Aung Hlaing, dijo a los oficiales superiores en un discurso el miércoles que la constitución podría ser revocada si las leyes no se aplicaban adecuadamente. A la preocupación se sumó el inusual despliegue de vehículos blindados en las calles de varias grandes ciudades.

El sábado, sin embargo, los militares negaron haber amenazado con un golpe, acusando a organizaciones y medios anónimos de tergiversar su posición y sacar de contexto las palabras del general.

El domingo reiteró su negación, esta vez culpando a embajadas extranjeras no especificadas de malinterpretar la posición de los militares y pidiéndoles que “no hagan suposiciones injustificadas sobre la situación”.