Domingo 21 de Julio 2019
| | |

Poemas sinfónicos para proteger al planeta: Gina Enríquez

Especial

Especial

08 de Febrero 2019


A finales de la década de los 80, durante sus estudios en la Guildhall School of Music and Drama, de Londres, la compositora mexicana Gina Enríquez Morán, visitó la casa-estudio del reconocido artista británico y protector de la vida salvaje, David Shepherd (1931-2017), ahí, conocería su más emblemática pintura de elefantes titulada: “The Ivory Is Theirs” (El marfil es de ellos).

Fue tan grande el impacto ese cuadro y su historia que la artista tomó la determinación que su entrega musical, dentro de la composición, tendría un giro a favor del medio ambiente y el cuidado de la naturaleza.

“Él y esa obra, fueron los puntos que cambiaron mi vida como compositora, incluso esa pintura inspiró el poema sinfónico “Marfil”, mi primera obra conservacionista dedicada a las especies animales masacradas para explotación con fines de lucro como los elefantes”, revela a Capital Media la destacada autora, una de las tres únicas mujeres mexicanas que ha recibido la Medalla Mozart 2019, el galardón más importante que se otorga a la música clásica.

A partir de entonces, gran parte de la obra musical de la compositora mexicana a girado al rededor de la construcción de poemas sinfónicos que tiene que ver con “la ecología y la conservación de la vida en nuestro planeta”

Además de “Marfil”, de 2011, Enríquez Morán, ha creado piezas como “Arrecife” que compuso en 2017 como un homenaje a la belleza de los corales, en contraste con la tragedia que significa su destrucción a manos del hombre o de los cruceros turísticos que invaden su hábitat.

“La mayor motivación que encuentro al crear este tipo de obras es el lamentable deterioro ambiental que está sufriendo el planeta, el abuso que se hace contra los animales, la explotación despiadada de las especies con fines de lucro y la injusticia que se está haciendo a la tierra”, lamenta la también destacada directora de orquesta, quien además comenta que su mayor propósito en el mundo es cambiar la conciencia humana a partir de su obra.

“La música es el más alto grado de espiritualidad, tiene un poder extraordinario y es lo más poderoso en el mundo para mover las emociones; y eso trae cambios en la conciencia humana. Quiero que esos públicos que están sentados en las salas de conciertos cambien su forma de ver a los animales y a la tierra a partir de la música”, afirma Enríquez Morán, quien fundó en 2003 la Orquesta Sinfónica de Mujeres del Nuevo Milenio.

En esta relación con el cuidado del medio ambiente y la protección de especies en peligro de extinción, Gina Enríquez, única mujer mexicana que ha ejercido las especializaciones de composición y dirección de orquesta, realizará el estreno mundial de dos de sus más recientes poemas sinfónicos.

El 15 de febrero, la Filarmónica 5 de Mayo interpretará en Puebla, bajo la batuta de Fernando Lozano, “Xunán Kaab” una obra tributo a las abejas, “cuya población mundial ha sido reducida en un 90 por ciento”, y cuyo nombre en Maya significa: señora abeja.

“La pieza la realice por encargo del trompetista alemán Otto Sauter, considerado el mejor intérprete de trompeta piccolo en el mundo. Esta obra es un concierto para trompeta piccolo con tres movimientos: el primero se llama Panal, describe la actividad de la abejas dentro del panal creando la miel; el segundo Polen, que describe a las abejas recolectando polen en las flores; y el tercero, Enjambre, el cual describe los enjambres de abejas que vemos en los árboles y el aire”, detalla.

El segundo estreno correrá a cargo de la Orquesta Filarmónica Mexiquense, conducida por Gabriela Díaz Alatriste, el 9 de marzo en Toluca, Estado de México. La obra a interpretar se llama “Eqqus” , creada por encargo de esta misma agrupación musical.

“Eqqus está inspirada en el espectáculo Cavalia. Es un homenaje al caballo por el gran servicio que ha dado a la humanidad”, explica la compositora quien también ha sido directora artística de la Orquesta de Cámara de la Universidad del Claustro de Sor Juana, la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Delegación Miguel Hidalgo y la Orquesta Sinfónica Juvenil José Pablo Moncayo.

TE PUEDE INTERESAR: