WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 05 de Diciembre 2020
| | |

Contribuyente miedoso

Oficinas del Servicio de Administración Tributaria. Foto: Cuartoscuro

Oficinas del Servicio de Administración Tributaria. Foto: Cuartoscuro

23 de Mayo 2016

Pago impuestos por miedoso. Ni más, ni menos.

En algún Pesos y Contrapesos anterior escribí que yo no pago impuestos, que a mí me los cobran, y que termino pagándolos por miedo al castigo.

¿Cuál? Al que me haría acreedor si no cumplo, tal y como el Gobierno quiere que lo haga, con mis obligaciones tributarias. Pago impuestos por miedoso. Ni más, ni menos.

Ante tal afirmación –Pago impuestos por miedoso– nunca falta quien me pregunta si no me he dado cuenta de que el precio que hay que pagar por vivir en sociedad (entendiendo por tal convivir civilizadamente) es, ¡ni más ni menos!, pagar impuestos, afirmación muy socorrida por muchos para justificar el cobro de los mismos, pero falsa.

El precio que hay que pagar para convivir civilizadamente (vivir en sociedad) es respetar los derechos de los demás (que realmente lo sean, y que no sean necesidades y/o intereses identificados arbitrariamente como derechos). Este es el verdadero precio, ¡y el único!, que hay que pagar por vivir en sociedad, por convivir civilizadamente, y si todos estuviéramos dispuestos a pagarlo, es decir, si todos estuviéramos dispuestos a actuar siempre con justicia (siendo la justicia la voluntad de darle a cada quienes lo suyo, siendo lo suyo de cada quien el derecho de cada cual), no haría falta el Gobierno y, por lo tanto, no habría necesidad de los impuestos, afirmación que parte del supuesto de que las tareas esenciales del Gobierno son garantizar la seguridad contra la delincuencia (contra la violación de derechos) y, de fallar en el intento, impartir justicia (que supone no sólo castigar al delincuente sino, en los casos en los que sea posible, también resarcir a la víctima).

Yo no pago impuestos convencido de que dicho pago es el precio que debo pagar para convivir civilizadamente, mucho menos dada la cantidad que me cobran y dados los resultados que obtenemos del Gobierno. No, los pago por miedo al castigo. Sí, soy un contribuyente miedoso, de entrada porque el Gobierno es deshonesto e ineficaz, e ineficaz por deshonesto.

art[email protected]

GG

Más notas sobre