Miércoles 21 de Agosto 2019
| | |

AMLO considera turbulencia en su gabinete como saludable

AP Photo,Esta foto del 14 de diciembre del 2017 muestra a Carlos Urzúa durante una conferencia de prensa en la que fue presentado como miembro del gabinete del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México. (AP Foto/Marco Ugarte)

AP Photo,Esta foto del 14 de diciembre del 2017 muestra a Carlos Urzúa durante una conferencia de prensa en la que fue presentado como miembro del gabinete del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México. (AP Foto/Marco Ugarte)

13 de Julio 2019


CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente de México ofreció el miércoles una descripción inusualmente franca de las divisiones en su gabinete después de la renuncia de su secretario de Hacienda, Carlos Urzúa.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, de izquierda, dijo que Urzúa tuvo diferencias en cuanto a los nombramientos clave para los bancos de desarrollo con el jefe de la Oficina de Presidencia, Alfonso Romo.

López Obrador dijo que Urzúa también estuvo en desacuerdo con la decisión del presidente sobre quién debía dirigir la agencia tributaria del país. Los dos también tuvieron desacuerdos sobre las palabras que se usarán en el plan de desarrollo plurianual de la administración.

En su carta de renuncia, publicada el martes, Urzua también se quejó de que hubo decisiones de política pública que se tomaron “sin el suficiente sustento”.

Urzúa alegó también que era “inaceptable” el nombramiento de funcionarios no capacitados impuestos por “personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”.

López Obrador afirmó el miércoles que los desacuerdos públicos eran un indicio saludable de democracia.

La renuncia se presenta en un momento delicado para López Obrador, quien se enfrenta a las amenazas de aranceles por parte de Estados Unidos y a constantes degradaciones de las agencias calificadoras.

Se trata de la renuncia más importante del gabinete de López Obrador, y se suma a la salida en junio de Tonatiuh Guillén como titular de Inmigración y a la dimisión en mayo tanto de la secretaría de Medio Ambiente Josefa González Blanco y del responsable del Instituto Mexicano de Seguro Social (IMSS), el principal sistema de salud pública de México, Germán Martínez.

Alfredo Coutiño, director para Latinoamérica en Moody’s Analytics, dijo que una de las grandes preocupaciones es que los programas sociales y proyectos de construcción de López Obrador puedan afectar negativamente el trabajo del gobierno para evitar un déficit presupuestario.

“Él ha promovido los principales proyectos de infraestructura. La pregunta es si tiene los fondos para financiar esos proyectos”, agregó Coutiño. “¿De dónde va a salir el dinero para todos estos proyectos sociales? Creo que una de las presiones que pesaba contra Carlos Urzúa era que no tenemos los fondos para financiar todos estos proyectos”.

López Obrador ha dicho que pagará los proyectos con los lo que ahorre gracias a los recortes a gastos públicos y en la lucha contra la corrupción, así como con cierto financiamiento privado.

El mandatario ha tratado de mejorar las oportunidades financieras de la endeudada petrolera estatal, Pemex, y reducir la cantidad de dinero que la energética pierde debido al robo de gasolina de sus oleoductos, pero también está embarcando a la paraestatal en proyectos de refinería que, según expertos, tienen poco sentido.