WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 25 de Febrero 2020
| | |

Tren Maya, un capricho de AMLO: Sauri

AMLO Foto: Internet

AMLO Foto: Internet

03 de Enero 2020

Subrayó que el Gobierno federal no contará con los fondos necesarios para construir y operar un ferrocarril de las características del tren maya.

La vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dulce María Sauri Riancho dijo que está más que demostrado que la construcción del Tren Maya es un capricho del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Muestra de ello, destacó, es que no es un proyecto rentable, que no existe un estudio de factibilidad económica que lo avale; además de que tampoco se conoce el plan de financiamiento, que indique de dónde van a salir los fondos para su construcción y operación.

Recordó que al Tren Maya, en el presupuesto 2020, le asignaron poco más de dos mil 500 millones de pesos, principalmente para financiar los estudios y proyectos requeridos por las autoridades y por posibles inversionistas privados, pero a futuro, insistió Sauri Riancho.

Por ello, subrayó que el Gobierno federal no contará con los fondos necesarios para construir y operar un ferrocarril de las características del tren maya.

Además, la priísta cuestionó la desdibujada “consulta ciudadana”, del pasado 15 de diciembre, que indica que a pesar de las voces de alerta y los cuestionamientos de los expertos, el tren va porque así lo quiere el mandatario.

“Esto no es más que un capricho de López Obrador; el Ejecutivo federal no cumplió con el marco regulatorio de la consulta popular que recién aprobó la Cámara de Diputados y lo que hizo fue abusar de la esperanza de los habitantes”.

“A la gente le preguntaron sobre sus necesidades básicas, agua potable, energía eléctrica, becas para los niños, ampliación de un camino y le prometieron resolver todas sus problemas, así que lo que menos importa es el Tren Maya” sentenció Sauri Riancho.

La política yucateca recordó que los megaproyectos del gobierno de López Obrador, como la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya, se han convertido en una aspiradora de recursos públicos y ahora, en una motivación para crear nuevos impuestos en cada entidad federativa que supuestamente se vaya beneficiar con esta obra de infraestructura.

Más notas sobre