www.capitalmexico.com.mx
Domingo 29 de Mayo 2022

Coyotito intermedio aumenta productividad

 

Recomiendan tomar una siesta a mitad de la jornada laboral


Coyotito intermedio aumenta productividad

Investigadores de la UNAM y del Instituto Mexicano de Medicina Integral del Sueño (IMMIS) recomiendan a empresas del país permitir a sus trabajadores, obreros y oficinistas dormir una siesta de al menos 30 minutos pues ayudará a una mayor productividad y a reducir los índices de accidentes en las industrias y automovilísticos.

Coincidieron en señalar que con una siesta reparadora se puede mejorar el humor, despertar el cerebro y también compensa las horas de sueño perdidas.

Ejemplo de ello son las compañías japonesas que motivan a sus empleados a dormir siestas en el trabajo, en lugares especiales llamados “siestarios”, donde el ambiente es muy relajado con sillones, luces tenues y música relajante para dormir en pleno horario de trabajo, especialmente destinados para combatir la somnolencia laboral y el estrés.

En entrevista para CAPITALMEDIA, el doctor del IMMIS, Reyes Haro Valencia, explicó que una siesta mejora el ánimo y aumenta los niveles de energía para desempeñar las labores cotidianas, un beneficio que no existe en México, al menos en las empresas.

“En nuestro país no hay ninguna empresa que haya puesto en marcha la llamada siesta, pero es recomendable instaurar ese descanso de media a una hora por lo menos, porque en nuestra sociedad estamos prácticamente privados de sueño, en virtud de que los mexicanos duermen menos de lo que se requiere”, subrayó.

El investigador indicó que los trabajadores duermen menos de seis horas por lo que se crea un concepto que se llama “deuda de sueño”, lo que hace tener sueño al día siguiente, donde incluso, la persona se queda dormida durante su trayecto al trabajo o de regreso a su casa en el transporte, algo que repercute en el desempeño laboral.

Por su parte, el director general de la Clínica del Trastorno del Sueño, organismo dependiente de la UNAM, Ulises Jiménez Correa, se pronunció a favor de poner en marcha en las grandes ciudades una siesta de al menos 20 minutos de sueño después de las comidas, porque los trabajadores en general se tienen que levantar muy temprano y atravesar grandes distancias para llegar a tiempo a la escuela o al trabajo y de retorno a sus lugares de origen, lapso que se priva uno del sueño.

El investigador universitario dijo que la gente que tiene trastornos propios de sueño, insomnio, ronquidos y pausas en la respiración u otras enfermedades que estuvieran provocando una mala calidad del sueño, son los más propicios a tomar una siesta diaria.

El investigador de la máxima casa de estudios aseguró que aproximadamente 45 por ciento de la población mexicana tiene mala calidad del sueño.

En los adultos mayores, conforme se va acumulando la edad, las enfermedades, los medicamentos que tienen que tomar, la calidad del sueño se va deteriorando de manera importante.

El doctor Ulises Jiménez resaltó que hay otros trastornos secundarios al horario de trabajo, es decir, todas aquellas personas que tienen que hacer rotación de turnos, trabajan de noche en puestos muy específicos o las 24 horas seguidas sin descansar.

Comentó que aproximadamente 12 o 14 por ciento de las personas adultas, principalmente del sexo masculino, padece síndrome de apnea obstructiva del sueño, por lo que se les dificulta levantarse, tiene necesidad de dormir durante el día y cansancio crónico, que puede impactar en la eficiencia y la calidad en el trabajo, así como el riesgo de sufrir un accidente laboral.

El sueño es el tercer pilar de la salud, la privación y mala calidad del mismo suele provocar enfermedades del corazón, diabetes y accidentes, entre otros males.