www.capitalmexico.com.mx
Miércoles 26 de Enero 2022
Seguimiento de COVID-19 México 26 enero 2022 · 19:21
4,730,669 Confirmados
303,776 Decesos

Guerra civil en la liga MX

 

Podría haber otro retraso en el calendario a causa de los silbantes


JOSÉ HERRERA

El conflicto arbitral que derivó en un paro de actividades en la Liga MX durante la jornada 10 del Clausura 2017 parece que no ha llegado a su fin y aunque la situación se mantuvo en tranquilidad, los árbitros quieren armar una rebelión en donde buscan la cabeza de su líder, Héctor González Iñárritu.

Desde las agresiones de los futbolistas Pablo Aguilar (América) y Enrique Triverio (Toluca) a los silbantes Fernando Hernández y Miguel Ángel Flores, la relación entre Iñárritu y “los de negro” sufrió una ruptura, al grado que la Asociación Mexicana de Árbitros (AMA) no lo reconoce como jefe. Esta situación ha puesto en jaque a los dirigentes del futbol mexicano, en especial a Decio de María, presidente de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), y Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX.

Rumores apuntan que si Iñárritu se mantiene, la Liga MX nuevamente sufrirá un paro de actividades, pues tienen hasta que llegue el inicio de torneo para tomar una decisión. De hecho, la semana pasada tanto los silbantes como De María se reunieron en la Convención de Árbitros que se realizó en Acapulco. En esta junta no estuvo presente Iñárritu, quien sí ha hecho acto de presencia en el Draft que se realiza en Cancún esta semana.

Los nazarenos poco a poco han conseguido mejores condiciones laborales. Recientemente, los términos “agresión” e “intento de agresión” fueron sustituidos en el Reglamento de Sanciones de la Liga por “conducta violenta”. Aunque esta acción parece mínima, de acuerdo al titular de Comisión Disciplinaria, Eugenio Rivas, esto permitirá que el gremio sea respetado en las canchas, pues el castigo se impondrá según la magnitud del caso.

Ahora el reglamento será más contundente en este aspecto y el castigo por cualquier “conducta violenta” será calificado de tres juegos a un año sin realizar alguna actividad relacionada con el futbol.

En caso de que los silbantes logren el cese del titular de la Comisión de Árbitros, la Liga MX ya tendría propuestas sobre la mesa, como Arturo Brizio Carter, Felipe Ramos Rizo y León Padró Borja.