WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 18 de Septiembre 2019
| | |

Beneficio y compromiso, anexión al IMSS, señala trabajadora doméstica

STAFF CAPITAL

STAFF CAPITAL

14 de Mayo 2019


Por Plácido Meléndez Rodríguez. Corresponsal

Monterrey, 14 May (Notimex).- La incorporación al régimen del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) implica un importante beneficio para las trabajadoras del hogar y un compromiso a cumplir en sus empleos, dijo Rosa Mata Andrea,  mujer potosina de 59 años, quien labora en una casa al noroeste de esta capital.

Haciendo una pausa en su quehacer diario, la mujer originaria de Nexcuayo, Barrio de Atlamáxatl, Matlapa, San Luis Potosí, expuso, en entrevista con Notimex, que ella, a diferencia de muchas de sus amigas o compañeras en labores, desde hace más de una década cuenta con seguridad social.

“Yo tengo varias sobrinas que trabajan en San Pedro, tienen años trabajando y nadie tiene Seguro, creo que soy la única”, lo cual le ha ayudado a atender su tratamiento de artritis reumatoide, que sería oneroso sufragar si lo hiciera de forma particular, “por lo que contar con IMSS es una ventaja”, destacó.

“En el 2012 me empecé a enfermar feo, me hicieron todos los estudios, me detectaron que tengo artritis reumatoide y exceso de colesterol, entonces ahí me atiendo cada mes y así, gracias, con eso ya me fui recuperando y así cada mes tengo que estar yendo por los medicamentos”, manifestó.

Mata Andrea consideró positivo que se impulsen leyes para dar seguridad social a las trabajadoras del hogar, aunque muchas de ellas no duran y se van de sus empleos, pero es aquí donde se da el compromiso para seguir laborando de una manera formal.

Habitualmente las mujeres laboran por periodos de cuatro a seis meses y se van, por lo que esta inestabilidad no se puede dar al haber seguridad social y formalizar de otra forma los periodos de vacaciones y de trabajar, apuntó.

“Cuando yo trabajaba en otras casas, que no tenía Seguro ni nada, me podía ir a mi casa un mes, luego me regresaba, pero ya estando aquí con Seguro, ya no, es una obligación y compromiso y uno tiene que estar en el trabajo”, dijo.

Aparte del aguinaldo, “en diciembre yo también tengo mi fondo de ahorro, es que el señor me registró en su negocio, aunque estoy trabajando en su casa, yo sé que muchas eso no lo tienen, porque hay muchos patrones que no lo dan”, resaltó.

Relató que ella es trabajadora en casas desde los 11 de años y los periodos más largos han sido de 15 años en la Ciudad de México, pero los últimos 18 han sido en Monterrey.

“Aquí donde estoy hago de todo, lo que es lavar, planchar, trapear, barrer, sacudir, lavar todo lo que es afuera, aquí en Cumbres, Tercer Sector, tengo 12 años y para julio voy a cumplir 13 años aquí”, resaltó.

“Los patrones ya se acostumbraron conmigo, tengo buen trato, también tengo préstamos, cuando quiero un préstamo, ellos me lo prestan”, comentó la mamá de dos hijos y dos hijas, todos ya mayores e independientes.

Recordó que desde 2007 fue incorporada al régimen del IMSS, “nomás un año trabajé con ellos sin Seguro, porque luego, como dicen, llega una empleada, se va, luego llega otra, se va, y así, entonces la señora me dijo, cuando cumplas el año, si todavía quieres seguir trabajando con nosotros, me avisas y ya me dijo que era para eso, lo del Seguro”.

Caso contrario fue con sus anteriores empleadores, donde en ningún momento le ofrecieron alguna prestación social y en cambio se daba el maltrato y “hasta te tronaban los dedos”, expresó la trabajadora del hogar, no doméstica, al considerar defensores de derechos humanos ese concepto como ofensivo.

La mujer, originaria de la región Huasteca Potosina se queda de lunes a sábado en casa de sus patrones, un matrimonio, y hasta el lunes regresa, tras quedarse con sus hijos o en su domicilio ubicado en el municipio de El Carmen, al norte de Monterrey.

 -Fin de nota- 

NTX/PMR/GPG/MUJER17/