WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Domingo 05 de Abril 2020
| | |

Chihuahua se desprende de sus maestros de inglés

No disponible

No disponible

26 de Febrero 2020


Situación límite y complicada la que se presenta en la ciudad de Chihuahua y el estado homónimo con respecto al aprendizaje del idioma inglés. La pasada semana el edificio Héroes de la Revolución, perteneciente al gobierno local, se copaba de docentes de inglés de nivel básico que denunciaban el haber sido despedidos sin razón ni motivo aparente y de un momento a otro. Despidos improcedentes que van a afectar a muchos estudiantes y que refleja el inicio de un problema de fondo que va a tener que ser tratado con calma. Hasta un centenar de personas acudieron al lugar en representación de muchos otros compañeros que están en la misma situación.

Concretamente, unos 350 maestros son los afectados, que han perdido su empleo sin tener apenas margen de reacción. De hecho, según los testimonios de los educadores, fueron informados a finales del mes de enero que suspendían sus actividades de forma temporal, fruto de un reajuste que estaba llevando a cabo el gobierno federal. Apenas unas horas más tarde empezaban a llegar las notificaciones de despido, más propio de una purga que de un movimiento estratégico ejecutado por la Secretaría de Educación. Carlos González, secretario de esta rama, no ofreció respuesta alguna a sus demandas, con pancartas y cánticos incluidos a las puertas de su oficina.

Los empleos de estos docentes dependen directamente del Programa Nacional de Inglés (Proni). Este plan fue elaborado y aprobado por el Gobierno de México con el objetivo de garantizar que en las escuelas públicas del estado se tuviera el inglés como opción de segunda lengua. Según informa el ejecutivo en su portal web, saber inglés es una ventaja competitiva para el estudiante. Mejora sus oportunidades profesionales y laborales y le permite tener acceso a un mayor número de información. El inglés es junto al alemán y al chino, uno de los lenguajes más útiles del mundo, ya que es indispensable en cualquier currículum. Muchas empresas se guían por esto a la hora de contratar.

Además, el Proni también garantiza otros servicios como la formación de profesores, evaluación de los materiales educativos que se imparten o la certificación correspondiente del dominio del idioma inglés. Sin embargo, los maestros denuncian que muchas de las garantías de ese acuerdo no se estaban cumpliendo en las escuelas públicas. Los educadores de inglés no cuentan con las mismas prestaciones que el resto, al mismo tiempo que los pagos no se les estaban realizando en el tiempo estimado que se establece en la norma reguladora. Se estaban produciendo retrasos e impagos, sin contar que aun no conocen cuando recibirán lo correspondiente a este enero de 2020.

Y es que muchos de estos profesores han sido contratados como una especie de asesores externos y por tanto no se les considera personal docente como tal de las escuelas en las que imparten sus clases. En muchos casos, no cuentan con salas fijas asignadas, no son invitados a consejos escolares y otras actividades de formación y promoción, y tampoco reciben demasiada ayuda por parte de las administraciones de los centros. Eso les posiciona en una situación de aislamiento que han estado soportando, a pesar de no cobrar tampoco las horas extras desempeñadas.

El Proni tampoco ha mantenido en Chihuahua una estabilidad muy alentadora, ya que en los inicios era la Universidad Autónoma de Chihuahua la que se encargaba de mantener económicamente a los maestros contratados. En el año 2015 esto cambió y se hizo cargo de ello la Universidad Pedagógica Nacional. Ahora, el programa incluido en su día por el gobernador Javier Corral en el Plan Estatal de Desarrollo, tiene toda la pinta de que quiere echar el cierre y con ello dejar a más de 7.000 niños afectados de más de 300 escuelas.

“Es de gran importancia que el Estado sostenga y mantenga vigente el Proni y considere la situación laboral que por 10 años han mantenido los docentes apoyando a la educación y el pago de adeudos”, afirmó el diputado Omar Bazán, después de haber atendido la queja de algunos maestros. La intervención del Congreso de Chihuahua podría ser determinante para que estas personas fueran readmitidas en sus centros de trabajo, o que al menos se les informe debidamente y con el tiempo de antelación suficiente que sus empleos van a ser suprimidos. Está claro que no están siendo ayudados en la educación de los niños mexicanos, que en el fondo no solo les corresponde a ellos.

Hasta la fecha estaban recibiendo una media de 72 pesos por hora, lo que refleja un sueldo mensual aproximado de 7.000 pesos. Enseñar inglés para ellos en estas condiciones se ha convertido un verdadero desafío y eso no ayuda a que México pueda mejorar en el aprendizaje de esta lengua. Una lengua en la que no tiene precisamente un dominio demasiado bueno y en la que se estaba intentando incidir desde gobernación para tratar de mejorar. Quizá por ello se entiende aun menos que en Chihuahua se esté dando esta situación.