WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Jueves 17 de Octubre 2019
| | |

Crece población de menores en conflicto con la ley en CDMX

Foto Cuartoscuro

Foto Cuartoscuro

31 de Diciembre 2018

En dos meses y ocho días creció en un 17.51 por ciento el número de menores de edad en conflicto con la ley en la capital del país, al pasar de 179 el 24 de agosto del 2018 a 217 el 02 de noviembre

En los últimos meses se han registrado casos de adolescentes involucrados en actividades delictivas—algunas de ellas del crimen organizado—donde ya no sólo son utilizados debido a su vulnerabilidad, sino que son autores materiales e intelectuales de los crímenes.

Prueba de ello, es que en dos meses y ocho días creció en un 17.51 por ciento el número de menores de edad en conflicto con la ley en la capital del país, al pasar de 179 el 24 de agosto del 2018 a 217 el 02 de noviembre, con una tendencia a la alza, según cifras del área de estadística de la Subsecretaria del Sistema Penitenciario capitalina.

Del total de jóvenes, 172, es decir el 79.26 por ciento están privados de la libertad en alguna de las comunidades para adolescentes en conflicto con la ley, mientras que 45, el 20.74 por ciento, están en tratamiento en externación bajo la custodia de sus padres o algún tutor o pariente.

De los adolescentes privados de la libertad:

  • 75 son por robo agravado
  • 43 por homicidio
  • 20 por privación de la libertad o secuestro
  • 13 por delitos contra la salud
  • 5 por lesiones, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército otras causas, y violación, respectivamente
  • uno por tentativa de homicidio

Mientras que los 45 en externación:

  • 27 fueron por robo
  • 11 delitos contra la salud
  • tres por portación de arma de uso exclusivo del Ejército
  • dos por homicidio
  • uno por lesiones y violación respectivamente

En el caso de los adolescentes, la medida caucional de internamiento es una excepción a la norma, y sólo aquellos casos que se consideran graves—no sólo por el tipo de delito sino por el perfil del infractor—en los cuales la tutela de los padres no puede ayudar a la reinserción, se ordena llevarlos a prisión.

Y es que en agosto pasado se tenía contabilizados 179 menores en conflicto con la ley, 140 privados de su libertad, 46 por robo agravado; 45 por homicidio; 17 privación de la libertad, 16 delitos contra la salud; ocho por lesiones, cuatro violación, tres por otras causas, y uno por portación de armas, entre otros.

Los expertos de diversas organizaciones civiles convergen en señalar que los jóvenes son la parte más vulnerable no sólo para cometer actividades delictivas, sino también como víctimas del delito o para formar parte de la población penitenciaria.

Han advertido que en México, los jóvenes y adolescentes están siendo cooptados por grupos criminales para realizar diversas actividades delictivas entre ellas el sicariato,—jóvenes asesinando jóvenes—también representan una parte importante de la población penitenciaria.

Son uno de los principales objetivos de las corporaciones policiacas, es decir la criminalización de la juventud y, figuran dentro de las principales víctimas de la delincuencia.

Pues del total de la población penitenciaria capitalina de 26 mil 422 presos; el 25.82 %, es decir 6 mil 824 son personas entre los 18 y 29 años; el 38.02 %, 10 mil 47 reos, tienen entre 30 y 39 años, es decir, que 16 mil 871 internos, el 63.85 % del total, es menor a los 40 años.

En días pasados se dio a conocer el caso de una banda conformada por menores de edad entre 12 y 16 años, identificados como Los Diablitos, que operaba en la Avenida Constituyentes a la altura del Papalote Museo del Niño, donde cometían atracos a automovilistas.

Este caso es tomado como referencia para ilustrar la escalada de los menores de edad en actividades criminales, en donde llegaron a organizarse para cometer diversos atracos.

De acuerdo con las pesquisas los menores aprovechaban del tráfico de las horas pico en la zona del Periférico, para montar “retenes”, donde colocaban conos color naranja para generar más congestionamiento vial con la intención de detectar a sus víctimas, para amenazarlos con armas de juguete y despojarlos de teléfonos, relojes u otras pertenencias de valor.

Puedes consultar: Estos delitos irán al catálogo de extinción de dominio

Encuentra más notas sobre