Capital México

Metropolitano

Guía básica para ir a un mercado de pulgas

Dicen que los tiempos pasados siempre fueron mejores. Por eso nos encanta no sólo recordar cómo éramos hace varios años, sino también lo que existió en otros ayeres antes de que naciéramos. Si a esto le sumamos la tendencia de rescatar objetos para darles un nuevo uso, tenemos la fórmula perfecta: lo que para muchos podía ser inservible, para nosotros será oro puro.

Pues justo esto son los mercados de pulgas: los tianguis de la ciudad en los que coleccionistas y rescatistas de objetos viejos (parte de aquellos que coooompran colchones, refrigeradores, estufas…) venden desde muebles hasta piezas de diversos materiales e incluso juguetes.

Estos espacios son prácticamente un básico para visitar por sus bajos precios y por la variedad de cosas que puede hallarse. Sin embargo, implican aspectos básicos que deben considerarse, y que te contamos aquí para que tu experiencia valga la pena.

*Ve con una idea fija de lo que quieres. Esto evitará que te pierdas en el mar de productos que puedes encontrar. Por ejemplo, saber que buscarás un juguete de colección o un mueble específico para tu casa te ayudará a encontrarlos más rápido.

*Haz varias visitas. Todos los días son distintos para un mercado de pulgas: lo que encuentras hoy no será lo mismo que mañana, y así sucesivamente, pues los vendedores se hacen de productos de manera constante. Por tanto, piensa que si en tu primera visita no hubo aquello que te enamoró, o hizo recordar de verdad, tal vez lo encuentres después.

*No te dejes llevar por lo que ves. Es probable que en un mercado de pulgas encuentres aquello que te lleve a un gran momento en tu vida, pero ojo, si comienzas a comprar eso sólo por el sentimiento, convertirás tu casa en un nuevo espacio de cosas viejas, muchas de ellas inservibles. Lo mismo sucede con lo que te parezca curioso: aléjate de esas compras si es que de verdad no tendrán utilidad en tu vida.

*Regatea, pero sin exagerar. Una de las características de aquí es que los precios son bajísimos y el trato cliente-vendedor es muy informal; por ello, puedes negociar una bajita si es que consideras que eso hará un negocio justo..

*Ojo con la higiene. Muchos productos que encuentres tendrán que ver con este aspecto, por ejemplo ropa o zapatos, así que tal vez debas pensar dos veces si debes comprarlo, y en caso de hacerlo tal vez lavarlos para evitar afectaciones.

*Conoce todos. Mercados de pulgas hay muchos en toda la ciudad, así que encontrar uno cercano será tarea sencilla. Pero si quieres abundancia en la oferta y colorido en los puestos, hay varios tradicionales:

Ahora elige uno y chacharea un poco.

 

dsl.

Salir de la versión móvil