Capital México
PUBLICIDAD
Viernes 22 de Marzo 2019

Viernes 22 de Marzo 2019

UnidadInvestigación
| | |

Tres males que no entendemos cómo siguen en la UNAM

Foto. STAFF CAPITAL
1 / 2
|
04 de Septiembre 2018
|
Agresiones a estudiantes, narcomenudeo, toma de instalaciones...

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) enfrenta al menos tres problemas públicos y visibles que se han rezagado por años como los porros, el narcomenudeo en Ciudad Universitaria, y la falta de lugares para estudiantes.

Aquí hacemos un recuento de estos tres males que no tienen explicación de cómo siguen en la Máxima Casa de Estudios.

OKUPAS Y PORROS

A los okupas se les considera como un grupo de choque que han hecho suyas instalaciones de la Máxima Casa de Estudios, por ejemplo, el Auditorio Justo Sierra, mejor conocido como el Che Guevara, ubicado en la Facultad de Filosofía y Letras.

Desde 1999, cuando concluyó la huelga estudiantil en la UNAM y salieron los integrantes del Consejo General de Huelga, diferentes colectivos han mantenido el control del Auditorio Che Guevara como la Coordinación de Colectivos Auditorio Che Guevara, y el grupo Okupache u Okupas.

Foto: Cuartoscuro

A partir de ese año, los okupas han reiterado que defenderán el Auditorio Che Guevara y harán uso de todos los recursos disponibles para seguir manteniéndolo como un “Espacio Autónomo de Trabajo Autogestivo” para realizar reuniones de trabajo en pro de “la lucha por la justicia social”.

“Reivindicamos que el espacio, la okupa, es usada y trabajada por personas, que con matrícula o sin ella, son nuestrxs iguales y nuestrxs pares para ejercer nuestra potencia y capacidad de organización, reunión, educación, profesión, oficio, arte, etc.”), señalaron en un decálogo en marzo de 2016. 

Foto: Cuartoscuro

Rectores y directores de la Facultad de Filosofía y Letras han intentado dialogar con los ocupantes del auditorio para liberarlo, pero ha sido en vano.Quienes están a favor de la liberación del espacio señalan que los okupas usan el Auditorio para hacer fiestas y albergar a comerciantes y personas ajenas a la comunidad universitaria.

En septiembre de 2017, cuando la UNAM colocó un centro de acopio en el Estadio Olímpico para los damnificados del sismo 19-S, los okupas se infiltraron para tomar la ayuda que había llegado. Finalmente, las autoridades de la Máxima Casa de Estudios decidieron cerrar ese centro para recibir ayuda en otras facultades y escuelas.

Recientemente, un grupo de sujetos desconocidos golpearon a los estudiantes del CCH Azcapotzalco durante su arribo a Ciudad Universitaria debido al paro indefinido que mantienen para exigir que se atiendan ls deficiencias que presenta su campus.

Te puede interesar: Procuraduría investiga agresiones contra estudiantes en Rectoría

 

NARCOMENUDEO

El reforzamiento de la seguridad en Ciudad Universitaria (CU) en 2017 no inhibió la venta de droga en pleno campus universitario.

Desde el pasado 11 de mayo de 2017, la UNAM anunció una serie de medidas para mejorar la seguridad como mejorar la iluminación, colocar más cámaras de seguridad, implementar botones de emergencia, reforzar el control de la entrada de taxis sin pasaje y continuar la lucha contra la venta de drogas dentro de las instalaciones.

Por ello, autoridades decidieron colocar vallas en las zonas conocidas popularmente como Los Bigotes y Los Frontones, lugares señalados en distintas ocasiones como puntos de narcomenudeo.

A pesar de las medidas implementadas, el rector de la UNAM, Enrique Graue, informó sobre 134 denuncias presentadas hasta agosto de 2017 por venta de drogas dentro de sus instalaciones.

Meses después, alumnos de la Facultad de Ingeniería en Ciudad Universitaria denunciaron, el 29 de enero de este año, una balacera en las inmediaciones de la escuela, pero los estudiantes afirmaron que no llegó ninguna autoridad de la UNAM.

A menos de cumplir un mes de ese acto delictivo, el viernes 23 de febrero se registró una balacera entre grupos que se pelean la distribución de droga en Ciudad Universitaria lo que dejó un saldo de dos muertos y reavivó la discusión sobre la inseguridad en la UNAM.

Tras la balacera en CU, el rector Graue pidió a la comunidad universitaria hacer las denuncias pertinentes en caso de notar hechos que pongan en riesgo la seguridad de todos y a los alumnos no adquirir estupefacientes, “actuemos con decisión, prudencia y anteponiendo los intereses de nuestra universidad”.

FALTA DE LUGARES

Cada año, jóvenes que no obtienen un lugar para estudiar alguna licenciatura de la UNAM demandan que se incremente la matrícula en la enseñanza superior.

En su primer concurso de ingreso de 2017, la UNAM sólo aceptó al 8.6 por ciento de los jóvenes que presentaron su examen para alguno de los 120 programas académicos que ofrece en sistema escolarizado, abierto o a distancia.

Foto: Cuartoscuro

Así, de los 144 mil 61 jóvenes que presentaron su examen de primera vuelta, sólo 12 mil 472 alcanzaron el puntaje requerido por la universidad, lo que significa que 131 mil 589 no obtuvieron el lugar.

Recientemente, el rector Graue explicó a través de un comunicado que es necesaria una mayor inversión en educación superior y que las universidades tengan clara su función social, sin dejar por ello de mejorar la calidad educativo.

En México, la tasa de cobertura en educación superior es de 37.3 por ciento, y el 71 por ciento de la matrícula es atendida por la educación pública, y para alcanzar la meta de 40 por ciento de cobertura se requiere crear 250 mil nuevos lugares cada año.

Foto: Cuartoscuro

GG/LGG

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

UNAM presenta propuestas para el plan nacional de desarrollo [Leer más]

UNAM lanzará plataforma para examen de ingreso a la prepa [Leer más]

Alumnos de UNAM participaran en feria de ciencias en Taiwan [Leer más]

Violación se ha disparado en la CDMX: Semáforo Delictivo [Leer más]

Recomendados