Sábado 24 de Agosto 2019
| | |

"Anima y alienta" programa de estímulos a la economía mexicana: CEPAL

No disponible

No disponible

31 de Julio 2019


Santiago, 31 de Jul (Notimex).- La CEPAL atribuyó a factores externos y estructurales la desaceleración económica de la economía mexicana que inició a mediados del año pasado, marco en el cual “anima y alienta” el recién programa de estímulos por 25 mil millones de dólares.

En la presentación este miércoles de las perspectivas de crecimiento regionales, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), dijo que el pronóstico de 1.0 por ciento de avance del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano para este año va en línea con otros a dados a conocer.

Atribuyó la desaceleración de la economía mexicana en primer lugar al efecto de la que vive la economía mundial, pero en especial a la de Estados Unidos, que este año se espera crezca 2.6 por ciento desde el 2.9 anterior y en 2020 sea de 1.9 por ciento, pues repercute en el comercio y en la inversión.

Además se debe de agregar la incertidumbre financiera global, con alta volatilidad y altas tasas de interés que obligan a que las de México también sean altas.

Recordó que la tasa del Banco de México era de 3.0 por ciento en diciembre 2015 y en diciembre pasado había subido al 8.25 por ciento. “El crédito, el dinero, es caro en México”, acotó.

Y en tercer lugar citó como causa externa de la desaceleración el cambio en la política comercial de Estados Unidos, que genera incertidumbre y lleva a condicionamientos de algunos proyectos de inversión.

Sobre los factores internos, destacó en primer lugar el descenso en la producción de hidrocarburos, que en gas y petroleo cae desde 2005, y se agudizó en 2015, cuando se sumó a la caída del precio internacional del petróleo.

Recordó que esa producción entre 2004 y 2018 cayó 43 por ciento, mientras que en el primer trimestre de este año se redujo 10.2 por ciento interanual.

Tras señalar que el sector energético, PEMEX en particular, es estratégico para México, aseveró que los planes de la actual administración mexicana son “muy acertados”.

El cambio en el modelo que seguía PEMEX y el sector energético mexicano en su conjunto consiste en que nuevamente el Estado tenga una mayor participación en esas áreas, indicó.

Recordó que el nivel de deuda de PEMEX representa el ocho por ciento del PIB mexicano, una deuda con la cual ninguna empresa puede producir.

Señaló también que ha habido caída en las obras de ingeniería civil como la del aeropuerto de Texcoco, que se erigía junto a la capital mexicana, pero acotó que el de Santa Lucía “va para adelante.”

También indicó que ha habido un “sesgo procíclico” de la política fiscal porque se han registrado menos ingresos fiscales, a lo que su suma la decisión del actual gobierno de no subir los impuestos.

Esta, no subir impuestos, es “una señal muy potente de invitar a invertir al sector privado mexicano”, comentó la secretaria ejecutiva de la CEPAL.

Citó también el monto de la deuda pública bruta mexicana, que ha crecido desde 2005, y al primer trimestre de este año llegó al 34 por ciento del PIB, monto elevado para México pero menor al promedio regional de 42 por ciento.

En este contexto dijo que “anima y alienta” el programa de estímulos anunciado el pasado lunes por 485 mil millones de pesos (25 mil millones de dólares), para sortear la desaceleración económica.

Por último señaló que el programa impulsado por México para los tres países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador) tiene el enfoque novedoso de atender las causas de la migración de connacionales de esas naciones a Estados Unidos y que pasa por suelo mexicano.

Afirmó que la causa estructural de la migración desde esos países es la desigualdad, y precisó que el 10 por ciento de la población más pobre de esas naciones tiene un ingreso 70 veces menor a los ingresos del 10 por ciento más rico. “Esa desigualdad no puede continuar”, asentó.

Tampoco puede continuar la violencia en la región que también explica la migración, junto con la crisis ambiental que la zona ha vivido porque se han perdido las cosecha de café y granos básicos.

El plan, que elaboró la CEPAL, aborda el ciclo migratorio de manera integral creando una zona económica entre el sur de México y los tres países del Triángulo Norte.

México está haciendo un esfuerzo muy grande al destinar a ese programa 100 millones de dólares que reorientó del Plan Mérida, pero que beneficiará no solo a los cuatro participantes sino a toda la región, señaló por último.

-fin de nota-

NTX/I/JEH/FJ/