WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Domingo 18 de Abril 2021
| | |

Chile se convierte en campeón latinoamericano de vacunación contra COVID-19

Chile Foto: AP

Chile Foto: AP

14 de Marzo 2021

En junio, mucho antes que cualquier otro país de América Latina, Chile había obtenido un contrato con Sinovac, que acordó entregar un lote temprano una vez que se autorizara la vacuna, dijo Kalergis.

SANTIAGO, Chile (AP) – Después de estar entre las naciones más afectadas del mundo por el COVID-19, Chile se encuentra ahora entre los primeros países en vacunar a su población contra el virus.

Con más del 25% de su población que ha recibido al menos una oportunidad, el país de 19 millones en la costa del Pacífico de América del Sur es el campeón de América Latina y, a nivel mundial, está justo detrás de Israel, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido.

Eso está muy lejos del comienzo de la pandemia, cuando Chile fue criticado por su incapacidad para rastrear y aislar a las personas infectadas.

Entonces, ¿cuál es el secreto de su éxito?

Los funcionarios gubernamentales y los expertos en salud dicen que fueron las primeras negociaciones del país con los productores de vacunas, así como su experiencia pasada con programas de vacunación sólidos, un récord elogiado por la Organización Mundial de la Salud.

Durante los primeros meses de la pandemia, los titulares en Chile fueron sombríos, con las unidades de cuidados intensivos del país casi llenas y el gobierno incapaz de controlar la propagación del virus a pesar de las restricciones que incluían cierres obligatorios.

Pero paralelamente se estaba desarrollando otra historia que pocas personas conocían, una que había comenzado meses antes y luego garantizaría a Chile un rápido acceso a las vacunas.

Andrés Couve, ministro de ciencia de Chile, dijo a The Associated Press que las negociaciones formales con las empresas productoras de vacunas comenzaron en abril pasado, solo un mes después de que el COVID-19 fuera declarado pandemia.

Para mayo, dijo Couve, un equipo de expertos y funcionarios presentó un plan al presidente Sebastián Piñera, que incluía una hoja de ruta sobre cómo utilizar la red de acuerdos comerciales del país y sus contactos previos con empresas farmacéuticas para obtener vacunas una vez desarrolladas. Las recomendaciones incluyeron ser parte de ensayos clínicos.

Este esfuerzo fue ayudado por contactos hechos meses antes en China. En octubre de 2019, el bioquímico chileno Dr. Alexis Kalergis había viajado a Beijing con dos colegas chilenos para un congreso internacional sobre inmunología. Allí, Kalergis se reunió con expertos de la farmacéutica china Sinovac Biotech Ltd.

Kalergis ya se había acercado a Sinovac para trabajar en la investigación de vacunas. Entonces, cuando China anunció en enero de 2020 que había identificado un nuevo virus y, en pocas semanas, el mundo lo vio propagarse por todo el mundo, Kalergis sabía que necesitaba comunicarse con sus colegas de Sinovac.

“Aprovechando nuestra experiencia, los contactos y el interés que expresamos… iniciamos conversaciones con Sinovac”, dijo Kalergis, director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia de la Universidad Católica de Chile.

Habló con colegas de Sinovac en enero y febrero de 2020, luego fue al decano de la Universidad Católica Ignacio Sánchez con los detalles, diciendo que debían ser transmitidos al gobierno.

Sánchez se acercó al ministro de Salud y al secretario de Relaciones Exteriores de Chile, instando a las primeras negociaciones con Sinovac y otros productos farmacéuticos y a que Chile sea parte de sus ensayos clínicos. Los ministros estuvieron de acuerdo y el gobierno chileno comenzó a hacer contactos diplomáticos.

En junio, mucho antes que cualquier otro país de América Latina, Chile había obtenido un contrato con Sinovac, que acordó entregar un lote temprano una vez que se autorizara la vacuna, dijo Kalergis.

Rodrigo Yáñez, subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales y negociador líder con las empresas para obtener las vacunas, dijo que Chile entendió desde el principio que necesitaba trabajar con diferentes empresas farmacéuticas al mismo tiempo.

“Buscamos diferentes alternativas y no pusimos todos los huevos en la misma canasta”, dijo.

Chile fue parte de un ensayo clínico de Sinovac que comenzó en diciembre e involucró a 2.300 trabajadores médicos. El gobierno no ha publicado sus resultados, solo dijo que eran buenos.

También se realizaron en Chile ensayos de vacunas de AstraZeneca, Janssen y la farmacéutica china CanSino, y esos resultados tampoco se han divulgado.

Chile recibió sus primeras dosis de vacuna en diciembre, unas 21.000 de Pfizer, pero fueron menos de las prometidas. El país comenzó de inmediato a vacunar a los trabajadores médicos. A fines de enero, Chile recibió los primeros 4 millones de dosis de Sinovac y pudo acelerar la inoculación. La vacunación masiva comenzó en febrero.

Chile estaba administrando más de 100.000 inyecciones casi a diario desde principios de febrero, y eso se triplicó esta semana.

El miércoles, alcanzó un récord mundial diario de 1.3 inyecciones por cada 100 habitantes, seguido de Israel con 1.04 dosis, según Our World in Data, una colaboración entre investigadores de la Universidad de Oxford y la organización sin fines de lucro Global Change Data Lab.

Ningún otro país de América Latina ha tenido nada parecido al éxito de Chile. Brasil, por ejemplo, ha vacunado solo al 4% de su población y Argentina alrededor del 3%.

El ministro de Salud, Enrique París, dijo que Chile ya ha asegurado 35 millones de dosis para vacunar a 15 millones de personas y ya está ayudando a otros países. A principios de este mes, las autoridades chilenas donaron 20.000 dosis de Sinovac a Paraguay y la misma cantidad a Ecuador.

Chile tuvo “una buena planificación y usó sabiamente los recursos que tiene para hacer acuerdos bilaterales con algunos productores”, dijo esta semana Jarbas Barbosa, subdirector de la Organización Panamericana de la Salud.

Esta no es la primera vez que Chile lleva a cabo un programa de vacunación exitoso. El año pasado, entre marzo y abril, cuando el virus estaba emergiendo, las autoridades chilenas vacunaron a 8 millones de personas contra la influenza.

Mario Patiño, de 75 años, fue uno de los primeros en ser vacunado con una dosis de Sinovac en febrero en una escuela en Lo Prado, una zona residencial pobre de Santiago.

“Todo fue perfecto, rápido, con un servicio excelente, bien organizado”, dijo Patiño, quien estaba haciendo su segundo tiro el sábado. “Para mí, la vacuna significa estar más tranquilo”.

Más notas sobre