Domingo 16 de Junio 2019
| | |

Condenan a exoficiales chilenos por crimen de funcionario español en1976

No disponible

No disponible

13 de Marzo 2019


Santiago, 13 Mar (Notimex).- El ministro instructor de la Corte Suprema de Chile, Lamberto Cisternas, condenó hoy a seis oficiales en retiro del Ejército por el homicidio calificado de Carmelo Soria, uno de los casos emblemáticos de violaciones de derechos humanos bajo la dictadura de Augusto Pinochet.

El fallo de Cisternas responsabiliza a los militares en retiro como coautores del homicidio calificado de Soria, un ciudadano chileno-español, ocurrido en julio de 1976, indicó el diario digital chileno El Mostrador.

Las condenas a seis años en prisión recaen en los exagentes de la dirección de inteligencia de la dictadura, la DINA, Pedro Espinoza Bravo y Raúl Iturriaga Neumann, ambos recluidos en la prisión de Punta Peuco; así como Jaime Lepe Orellana y Juan Morales Salgado.

También fueron condenados el exfiscal militar Sergio Cea Cienfuegos a 600 días en prisión por falsificación de instrumento público, y Eugenio Covarrubias Valenzuela, por presentación de declaraciones falsas, con una pena carcelaria de cuatro años.

Soria fungía como funcionario de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) al momento de su asesinato en julio de 1976.

Cisternas absolvió de cargos de asociación ilícita a Espinoza Bravo, Iturriaga Neumann, Lepe Orellana, Guillermo Salinas Torres, René Quilhot Palma, Pablo Belmar Labbé, Eugenio Covarrubias Valenzuela, Leonardo Quilodrán Burgos, Fernán González Fernández, María Alejandra Damiani Serrano, Ricardo Muñoz Cerda y Carlos Sáez Sanhueza.

De acuerdo con el Informe Rettig, que contiene investigaciones sobre la represión durante la dictadura de Pinochet, Soria fue encontrado muerto el 16 de julio de 1976, un día después de su detención por agentes de la DINA.

El automóvil que conducía Soria fue arrojado por algunos agentes dentro del canal El Carmen, en el sector de La Pirámide, con las llaves en el contacto, sus puertas cerradas, algunos vidrios quebrados, sin la radio ni los asientos y una botella de pisco para simular un accidente.

En el mismo canal fue arrojado el cadáver del afectado, a un kilómetro del lugar en que se encontró el auto.

Con este fallo del ministro Cisternas se cierra un nuevo capítulo en esta causa que fue indagada entre 1991 y 1996, pero se cerró luego que el ministro Marcos Libedinsky aplicara la Ley de Amnistía.

Sólo en 2011, en una arista anexa a la causa, el ministro en visita Alejandro Madrid condenó a seis altos oficiales y un suboficial como autores de una asociación ilícita para obstruir la justicia en el caso, lo que permitió reabrir la instrucción.

NTX/I/RCJ/SBR