WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Jueves 19 de Septiembre 2019
| | |

Investigan en Alemania a 11 bancos por sospechas de evasión fiscal

No disponible

No disponible

15 de Mayo 2019


Berlín, 15 May (Notimex).- Tres años después de ser publicada la investigación conocida como “Papeles de Panamá”, la oficina del fiscal de Frankfurt, la Oficina Federal de Policía Criminal (BKA) y otras autoridades, registraron hoy locales privados y comerciales en toda Alemania por sospechas de evasión fiscal.

De acuerdo con los hallazgos de los investigadores, al menos cuatro de ocho millonarios escondieron dinero de las autoridades fiscales alemanas con la ayuda de Deutsche Bank, el primer banco comercial privado de Alemania, informaron fuentes locales.

Agregaron que éstos usaron el servicio de una subsidiaria anterior del banco para ocultar las ganancias de capital en las Islas Vírgenes Británicas. Ésto según el resultado de una declaración de la oficina del fiscal en Frankfurt, indicó este miércoles el periódico alemán Süddeutsche Zeitung.

Las búsquedas serían realizadas en relación con los hallazgos sobre clientes de bancos alemanes a partir del 2016. Las publicaciones sobre los “Papeles de Panamá” y las “Fugas marinas”, dadas a conocer en 2013, aún están en curso.

Según la información de Süddeutscher Zeitung, Norddeutscher Rundfunk (en español Radiodifusión del Norte Alemán, NDR) y Westdeutscher Rundfunk (en español, “Radiodifusora del Oeste Alemán, WDR) el foco de los investigadores está una vez más en una compañía utilizada por Deutsche Bank llamada Regula Limited.

Ésta actuó como un llamado “Accionista Nominado”, es decir, como un accionista falso de compañías extraterritoriales, detrás de las cuales los verdaderos propietarios beneficiarios permanecen ocultos. Sólo en 2016, se dice que la compañía ha atendido a más de 900 clientes, con un volumen de negocios de 311 millones de euros.

Además de los salones privados de los acusados, los investigadores buscan en las instalaciones de 11 bancos y cajas de ahorros, así como en varios administradores de activos y oficinas de impuestos en Hamburgo, Bad Toelz, Bonn, Dusseldorf, Frankfurt, Aachen, Colonia y en Sylt, en busca de material incriminatorio.

El propio Deutsche Bank pudo evitar otra redada en su sede de Frankfurt. Cuando los investigadores aparecieron allí con una orden de registro, el banco respondió y emitió voluntariamente los datos y documentos solicitados.

En una declaración oficial, Money House enfatizó que las investigaciones fueron dirigidas contra individuos y no contra el propio banco. “Deutsche Bank coopera con la fiscalía y emite voluntariamente todos los documentos solicitados, por lo que no se ha registrado el local comercial del banco”.

Después de los eventos de noviembre pasado, eso habría sido un desastre para Deutsche Bank. En ese momento, los fiscales y funcionarios de la BKA en Francfort registraron la sede de Deutsche Bank y otros lugares durante dos días, por lo que aseguraron numerosos documentos comerciales en forma escrita y electrónica.

Se dice que los empleados del instituto ayudaron a los clientes a establecer empresas de buzones en paraísos fiscales y, por lo tanto, a lavar el dinero de la delincuencia, así como el cargo. En ese momento, un miembro del departamento de delitos financieros y un asesor de inversiones fueron acusados.

Los gerentes bancarios se mostraron desconcertados por la redada a gran escala. Con respecto a los “Papeles de Panamá”, el director ejecutivo Christian Sewing dijo que todo había sido resuelto a fondo: “El caso fue cerrado para nosotros”. El banco consideró la redada publicitaria como exagerada.

La mayor institución financiera de Alemania ha sido un socio confiable para negocios en paraísos fiscales durante décadas. Hasta su venta hace poco más de un año, Deutsche Bank operaba una compañía del grupo llamada Global Trust Solutions (GTS), que incluía a Regula Limited.

Para los clientes adinerados, el banco creó acceso a servicios offshore (extraterritorial) con compañías ficticias, directorios falsos y fundaciones en paraísos fiscales como Mauricio, Caimán o las Islas Vírgenes Británicas, un servicio integral de ocultamiento de activos, un servicio que potencialmente podría engañar al Tesoro.

Desde el punto de vista del banco, era una unidad de negocios de alto riesgo con la que el grupo ya no ganaba mucho dinero. En marzo de 2016, poco antes de la publicación de los Papeles de Panamá, el banco dijo que había decidido separarse de la subsidiaria.

Después de no haber encontrado un comprador durante mucho tiempo, GTS fue a NT Butterfield & Son a fines de marzo de 2018, un banco con sede en las Bermudas, en gran medida no regulado, con sucursales en muchas jurisdicciones de impuestos bajos.

Sin embargo, según la información de los círculos financieros, se dice que la división continuó haciendo nuevos negocios hasta que se completó la venta.

Los Papeles de Panamá son la filtración de documentos del bufete de abogados panameño Mossack Fonseca al periódico alemán “Süddeutsche Zeitung” y al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

Estos documentos sacaron a la luz el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de jefes de Estado y de gobierno, líderes de la política mundial, así como personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, autor de la pesquisa) calcula que las autoridades de 22 países han impuesto multas por más de mil 200 millones de dólares, debido a las estas revelaciones.

-Fin de nota-

NTX/I/RMB/FJ/