WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 27 de Febrero 2021
| | |

Mueren 60 reos por motín en prisión brasileña

Motín. Foto: Especial

Motín. Foto: Especial

03 de Enero 2017

Los reclusos y fuerzas de seguridad se enfrentaron durante 12 horas

Al menos 60 muertos es el saldo que dejó un violento amotinamiento registrado en el complejo penitenciario Anísio Jobim (Compaj) en la ciudad de Manaus, región norte de Brasil, confirmaron fuentes oficiales.

La rebelión se dio por concluida al mediodía de ayer, poco después de que entró al lugar el Batallón de Choque, tras 12 horas de enfrentamientos en el interior de la prisión, informó el secretario de Seguridad Pública del estado de Amazonas, Sergio Fontes.

La cifra de víctimas oficial asciende a 60 y aunque no se precisó el número de heridos, se teme que el saldo mortal podría aumentar.

Las autoridades cerraron la cárcel y realizaron una inspección, tras la cual indicaron el número de cuerpos que encontraron y que serían trasladados para su identificación antes de entregarlos a sus familiares.

Señalaron, asimismo, que al parecer algunos reclusos habrían logrado escapar durante el caos, pues la suma de los cuerpos con los reclusos presentes no coincidía con la cifra total de internos, por lo que efectuarían un nuevo conteo para corroborarlo.

Si se confirma la estimación de muertos, este violento episodio en la cárcel de Anísio Jobim sería el segundo mayor en número de víctimas en la historia de Brasil, detrás del ocurrido en Carandiru, Sao Paulo, en 1992, que se saldó con 111 vidas.

La rebelión comenzó con un enfrentamiento entre grupos de prisioneros rivales, presuntamente vinculados al tráfico de drogas, pero rápidamente dio origen a una batalla campal generalizada, de acuerdo con el periódico brasileño O Globo.

Según el secretario de Seguridad Pública del Estado de Amazonas, Sergio Fontes, las pandillas que operan dentro y fuera de la cárcel mantienen una constante lucha por el control del narcotráfico.

La entrada del Batallón de Choque fue posible hasta ayer después de negociaciones con los grupos que asumieron el control en el interior del penal, quienes habían tomado rehenes que liberaron más tarde.

El centro penitenciario en cuestión fue construido para 454 reclusos, pero se cree que ha mantenido a casi 600.

Más notas sobre