www.capitalmexico.com.mx
Lunes 15 de Agosto 2022

ONU: Sequías y menos agua en Europa mientras el calentamiento arruina los cultivos

ONU: Sequías y menos agua en Europa mientras el calentamiento arruina los cultivos Foto: AP
ONU: Sequías y menos agua en Europa mientras el calentamiento arruina los cultivos Foto: AP 

ONU: Sequías y menos agua en Europa mientras el calentamiento arruina los cultivos. “Estamos ante una situación drástica”.


LA HERRADURA, España (AP) — “Los pastores y agricultores tienen los pies en la tierra, pero los ojos en el cielo”. El viejo dicho sigue siendo popular en las comunidades rurales de España que, ante sequías recurrentes, históricamente han desfilado esculturas de santos para rezar por la lluvia.

Los santos vuelven a salir este año, ya que gran parte de España se enfrenta a uno de los inviernos más secos de la historia. A pesar de que la infraestructura de riego creció junto con la agricultura industrial, las represas y plantas desalinizadoras omnipresentes del país se enfrentan a una inminente crisis de agua sobre la que los científicos han estado advirtiendo durante décadas.

“Estamos ante una situación drástica”, dijo Juan Camacho, un agricultor de la sureña provincia de Granada, mientras miraba con desesperanza las hojas marchitas de las plantas de aguacate y sus frutos, más pequeños de lo habitual este año.

No lejos de su huerta, el embalse más grande de la región se ha reducido al 15% de su capacidad después de más de dos meses sin una gota de lluvia. Y al menos la mitad de eso, dijo Camacho, “es solo agua turbia, completamente inútil”.

La disminución de los rendimientos agrícolas en Europa, y la batalla por la disminución de los recursos hídricos, especialmente en la parte sur del continente, son peligros que se avecinan a medida que las temperaturas globales continúan aumentando, dicen los principales científicos del clima del mundo.

Sus conclusiones son parte de un informe de esta semana del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas publicado el lunes . Las evaluaciones periódicas del panel informan las decisiones de los formuladores de políticas sobre cómo evitar que el planeta se caliente más de 1,1 grados centígrados (2 Fahrenheit) ya ganado desde la época industrial .

Para Europa, el calor y las inundaciones, además de las pérdidas agrícolas y la escasez de agua, serán impactos climáticos importantes, según el informe. Y aunque la conciencia europea sobre el calentamiento global motiva a los políticos a hacer más, los científicos dicen que la ambición y la ejecución de las soluciones varían mucho de un país a otro.

El calor extremo, las inundaciones y las sequías provocarán una interrupción generalizada de la economía, incluidos daños a la infraestructura y los suministros de energía , la necesidad de más aire acondicionado y una mayor demanda de agua, advirtió el informe.

A medida que el calentamiento aumenta más rápido en Europa que la media global, los panelistas pintan una imagen de un continente dividido: un sur cada vez más árido, luchando contra la desertificación y compitiendo por agua más escasa , y un norte que adopta un clima mediterráneo más tradicional que podría proporcionar un mayor rendimiento de los cultivos. y el crecimiento forestal, pero con sus propios riesgos .

Si las temperaturas suben otros 1,9 grados centígrados (3,4 Fahrenheit), las pérdidas en la cosecha de maíz podrían llegar al 50%, especialmente en el sur de Europa, advierte el informe. Mientras tanto, las cosechas de trigo podrían aumentar en el norte siempre que el calentamiento no exceda los 2 grados centígrados desde los niveles preindustriales, o 0,9 grados por encima de la temperatura promedio actual.

Pero esto no es un lado positivo. Desde una perspectiva continental, el informe dice que debido a la combinación de calor y sequía, “se proyectan pérdidas sustanciales de producción agrícola para la mayoría de las áreas europeas durante el siglo XXI, que no se compensarán con ganancias en el norte de Europa”.

“Hay algunas verduras y cultivos de clima cálido que podrían verse beneficiados a corto plazo”, dijo a The Associated Press Rachel Licker, experta en clima de la Unión de Científicos Preocupados. “Pero los principales cultivos de cereales, los principales productos básicos, los principales cultivos que se exportan y que realmente forman la base de gran parte de la economía son los que probablemente se verán afectados negativamente”.

Europa también sufrirá otros impactos negativos. Se proyecta que el daño costero se multiplique al menos por diez para fines de siglo y, si se alcanza el umbral de calentamiento de 3 grados Celsius (5,4 Fahrenheit), “los costos de los daños y las personas afectadas por las precipitaciones y las inundaciones de los ríos pueden duplicarse”.

Para algunas comunidades costeras será “una amenaza existencial”, dijo el informe, y agregó que los estilos de vida tradicionales de los pueblos Sami y Nenets ya están amenazados en el Ártico europeo.

Se espera que la desigualdad crezca dentro y entre los países a medida que el continente vea más muertes por insolación, veranos insoportables y daños irreparables a los ecosistemas.

Joaquín Montes, de 50 años, está entre los que perderán más. Es uno de los aproximadamente 10 millones de agricultores de la Unión Europea que alimentan a 440 millones de consumidores dentro y fuera del bloque.

Enclavado entre el imán turístico de la Costa del Sol y la cordillera de Sierra Nevada en el sur de España, los barrancos donde se asientan los huertos de chirimoya y aguacate de Montes deberían tener mucha agua.

Pero con un 41% menos de lluvia desde octubre que el promedio del mismo período entre 1980 y 2010, las represas casi no contienen agua. Los estanques privados que se supone que les durarán a los agricultores durante el verano están agotados. Y, sin agua dulce que reponga los acuíferos, el agua de mar salada los está volviendo inútiles.

“Nosotros, los agricultores, estamos acostumbrados a lidiar con la sequía”, dijo Montes, quien aprendió el oficio de su padre cuando tenía 14 años. “Pero cada año vemos menos y menos lluvia. Temo por mi sustento”.

Los ambientalistas dicen que los terratenientes que cambiaron de cultivos tradicionales a cultivos rentables pero sedientos, como aguacates o mangos, son la punta de un problema mayor: la agricultura de monocultivo a escala industrial que ha desplazado a los agricultores tradicionales más pequeños.

“El modelo es de mala planificación y puro falso desarrollismo”, dijo Julio Barea, geólogo y activista del agua del grupo ambientalista Greenpeace.

En España, la superficie de tierra cultivable dedicada a la agricultura intensiva con regadío ha aumentado hasta una cuarta parte del total en las últimas décadas, según el Ministerio de Agricultura, ocupando terrenos antaño destinados a cultivos de secano.

“Estamos chocando contra el muro de no tener agua”, dijo Barea. “Y va a ser catastrófico. Tenemos que cambiar nuestra mentalidad”.

En el vecino Portugal, las autoridades han restringido el uso de algunos embalses para energía hidroeléctrica y riego en medio de una inusual sequía invernal, priorizando el agua potable.

A medida que la escasez de agua afecta primero al sur de Europa, seguido de Europa occidental y central, el informe de la ONU dice que el riego seguirá siendo una solución para algunos para alimentar a un continente que se está calentando, pero estará limitado por la disponibilidad de agua.

Los medios adicionales para regar los cultivos ni siquiera serán una opción en lugares como el sureste de España, según la experta en sistemas alimentarios Marta Rivera-Ferre, quien ayudó a revisar el informe.

“El elevado riesgo de sequía allí tiene que hacernos pensar de nuevo sobre la mejor manera de adaptarnos”, dijo.

Patrick Verkooijen, director ejecutivo del Centro Global de Adaptación con sede en Rotterdam, dijo que el mensaje del informe es “que para muchos, ahora es el momento de adaptarse o morir”.

“El costo de la inacción es mucho más alto que el costo de la acción cuando se trata de hacer que la agricultura y los sistemas alimentarios sean resilientes al clima”, dijo.