Miércoles 21 de Agosto 2019
| | |

Plan de salud sobresalió en debate demócrata

No disponible

No disponible

31 de Julio 2019


Detroit, 31 Jul (Notimex).- Los precandidatos presidenciales demócratas debatieron en el escenario del primer debate celebrado en Detroit, Míchigan, en donde los 10 participantes tocaron uno de los temas focales que fue el cuidado de la salud y si la opción del Medicare para todos era una solución adecuada y viable.

El debate organizado por la cadena de noticias CNN, que debido a la gran cantidad de aspirantes obligó a dividir en dos partes la instancia la noche del martes y de este miércoles, tiene como fin mostrar al candidato demócrata más “elegible” para contender en las votaciones del 3 de noviembre de 2020.

La noche de este martes protagonizaron el debate la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, y el senador por Vermont, Bernie Sanders, los dos mejores progresistas en las primarias demócratas; mientras que el miércoles, el debate será lidereado por del ex vicepresidente estadunidense, Joe Biden, y la senadora por California Kamala Harris.

En la confrontación de esta noche también participaron el gobernador de Montana, Steve Bullock; el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg; el exrepresentante de Maryland, John Delaney; y el exgobernador de Colorado, John Hickenlooper, detalló CNN.

Además de la senadora por Minnesota, Amy Klobuchar; el exrepresentante de Texas, Beto O’Rourke; el representante de Ohio, Tim Ryan; y la escritora Marianne Williamson.

Sanders y Warren fueron los primeros en subir al escenario y presentaron sus propuestas. Warren, por ejemplo, defendió un “cambio grande y estructural” y advirtió que la falta de voluntad política frente al presidente Donald Trump va a dejar intacto un sistema “amañado que ha ayudado a los ricos y a quienes tienen buenas conexiones, dejando en el suelo a todo el resto”.

Sanders, por su parte, defiende un programa de atención universal de salud conocido como “Medicare para todos”, la legalización de la marihuana y un alza del salario mínimo a 15 dólares por hora, llamó a “transformar la economía y el gobierno”. Sanders perdió ante Hillary Clinton en las primarias pasadas.

John Delaney, por ejemplo, sostuvo que un sistema de salud para todos era una “mala política” que hará que “Trump sea reelegido”. Los aspirantes de bajo perfil, como la senadora Amy Klobuchar y el exgobernador de Colorado John Hickenlooper, ambos con menos del 2.0 por ciento en las encuestas, en cambio, lucharon por mantener vivas sus campañas.

Debido a la gran cantidad de candidatos, el debate se dividió en dos partes, la segunda de las cuales tendrá lugar el miércoles 31 de julio y en donde el duelo entre el exvicepresidente Joe Biden y la senadora Kamala Harris aparece como lo más relevante.

Este miércoles subirán al escenario el senador por Colorado, Michael Bennet; el senador por Nueva Jersey, Cory Booker; el exsecretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro; y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio.

También participarán el representante por Hawai, Tulsi Gabbard; la senadora por Nueva York, Kirsten Gillibrand; el gobernador de Washington; Jay Inslee; y el empresario Andrew Yang.

Los debates, aprobados por el Comité Nacional Demócrata, comenzarán a las 20:00 horas de Detroit, serán transmitidos en vivo por CNN, y serán moderados por Dana Bash, Don Lemon y Jake Tapper.

Según el formato, los aspirantes tienen un minuto para contestar a una pregunta dirigida por el moderador, y 30 segundos para respuestas y refutaciones; un candidato atacado por su nombre por otro candidato tendrá 30 segundos para responder.

Un candidato que interrumpa de manera constante tendrá su tiempo reducido y no serán formuladas preguntas para responder alzando la mano o para responder en una palabra o una frase.

Se usarán luces para ayudar a los candidatos a administrar su tiempo; así el amarillo indica que le restan 15 segundos; el rojo intermitente que le restan cinco segundos; y rojo sólido que se agotó el tiempo.

Michigan es un estado clave para los demócratas que mantenían su dominio desde 1992, pero con la llegada de Trump, los republicanos ganaron y ahora los aspirantes demócratas pretenden recuperar la confianza y los votos de sus ciudadanos.

 

-Fin de nota-

 

NTX/I/GBM/MRG