WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Domingo 15 de Septiembre 2019
| | |

Arrepentimiento, signo de fortaleza espiritual y base del cambio

24 de Marzo 2019


México, 24 Mar (Notimex).- Una clave para lograr el avance que uno busca es el arrepentimiento, el cual debe venir acompañado de un compromiso para reparar el daño causado por una acción mal intencionada, aseguró el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Rogelio Cabrera López.

Al emitir su mensaje dominical, luego de celebrar la eucaristía correspondiente al tercer domingo de Cuaresma, el también obispo de Monterrey aseguró que mostrar arrepentimiento no es signo de debilidad, sino de fortaleza espiritual y capacidad de reconocer que el hombre siempre tiene la opción de poder mejorar su vida.

Por ello, en el marco del periodo de Cuaresma, el prelado invitó a la población mexicana a hacer un examen de conciencia y recapitular sobre sus malas acciones para cambiar la situación en la que se encuentra.

En ese sentido, aseveró que el arrepentimiento no basta, sino que debe ir acompañado con una voluntad de enmienda, que no es otra cosa sino la decisión de reparar el daño cometido por una mala acción.

Y lo mismo debe ser para el gobierno, la sociedad y la familia, donde no basta decir “me equivoque, perdón”, sino que hay que tomar una verdadera actitud de enmienda para reponer lo robado o reparar el daño causado.

Aseguró que reconocer los errores y arrepentirse de ellos es el camino que nos lleva a tomar acciones para corregir los problemas que nos pudieron llevar a cometerlos, lo que se traduce en un verdadero cambio que de otra forma no sería posible con el simple hecho de señalar un error.

Por ello mismo reiteró su invitación a la población a aprovechar este periodo de Cuaresma para acercarse al sacramento de la reconciliación y a meditar no sólo sus errores, sino la forma en que puede corregir el daño y superarlos, a fin de lograr el cambio que lo ayudará a salir adelante.

A pregunta expresa sobre los casos de abusos cometidos por religiosos en la Arquidiócesis de Monterrey, detalló que los seis ya están en proceso ante la autoridad civil, aunque de éstos no han ameritado prisión, según la autoridad civil.

Desde luego, aclaró que la iglesia Católica es más estricta en este sentido y tomó la decisión de remitir a dos, un sacerdote y un diácono, a fin de que no generen más problemas y tampoco queden expuestos.

Sobre los nombres de estas personas, aclaró que eso sólo le corresponde a la autoridad divulgarlos, ya que la ley mexicana “nos prohíbe hacer listas negras y decir nombres”.

 

NTX/EGL/CHA