www.capitalmexico.com.mx
Martes 16 de Agosto 2022

Diputada del PES propone hasta 3 años de cárcel contra quien agreda al personal de salud; se reúne con la UNTS

Personal de salud Foto: Internet
Personal de salud Foto: Internet 

Propone que se considere como discriminación y, en su caso, violencia en el trabajo, a aquellos actos delictivos que se cometan en contra de los trabajadores de la salud


La diputada del Partido Encuentro Social, Claudia Reséndiz Hernández, impulsa una iniciativa de reforma a través de la cual busca garantizar el cuidado y protección de todo el personal de salud, tanto del sector público como del privado, para lo cual propone que se castigue con cárcel y multas económicas a quien los agreda.

Para ello, impulsa reformas y adiciones a los artículos 294 y 149 Ter del Código Penal Federal, a fin de que se considere como discriminación y, en su caso, violencia en el trabajo, a aquellos actos delictivos que se cometan en contra de los médicos, enfermeros, enfermeras, paramédicos, técnicos, administrativos, personal de limpieza y para todo el personal que presta su servicio en el ramo de la salud.

Propone que se aplique de de uno a tres años de prisión o de 150 a 300 días de trabajo a favor de la comunidad y hasta 200 días de multa a quien niegue o restrinja derechos laborales, principalmente a los dedicados al ramo de la salud; se niegue o restrinja el acceso a inmuebles de vivienda, a lugares públicos, establecimientos abiertos al público, lugares de esparcimiento público.

Al responsable de una lesión cometida a un profesional de la salud o personal sanitario relacionado con el ejercicio de su labor, se le aumentará la sanción hasta el doble de la que corresponda por la lesión causada. El responsable deberá reparar el daño a los bienes muebles e inmuebles que estén relacionados con el ejercicio de la salud, como se establece en el artículo 30 y 31 del Código Penal.

La legisladora pesista se reunió recientemente con integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores de la Salud quienes expusieron sus quejas, entre ellas la falta de equipo y de material en su lucha contra la pandemia del covid-19.

Ante ello, la legisladora informó que su iniciativa tiene como propósito salvaguardar la integridad de los trabajadores de la salud.

Propone que se considere como discriminación y, en su caso, violencia en el trabajo, a aquellos actos delictivos que se cometan en contra de los trabajadores de la salud

Rafael Soto, vocero de la UNTS, por su parte, denunció que prevalece la parálisis de las autoridades de salud para resolver los requerimientos de los trabajadores para enfrentar la pandemia y que a esta situación se suma las agresiones de que han sido víctimas por parte de la gente “que nos arrojan café o nos golpean, como una compañera que recientemente fue agredida por cinco policías”.