WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 20 de Octubre 2020
| | |

Durante la pandemia por el covid-19 en México, el desempleo pegó más a las mujeres: Sánchez Cordero

SEGOB

SEGOB

01 de Octubre 2020

Y destacó que la Pandemia de “COVID-19”, enfrenta a un panorama social y económico que requiere la incorporación o reforzamiento de las políticas públicas.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que en seis meses de la pandemia por el COVID-19, el desempleo pegó más a las mujeres que a los hombres.

“El desempleo pegó más en las mujeres, pero adicionalmente el 8.1 por ciento de las mujeres enfrentaron aumentos en sus jornadas laborales, debido precisamente a estos estereotipos y roles de género, en contraste a los hombres les afecto en 6.2 por ciento”.

Al participar en la clausura del XXI Encuentro Internacional de Estadísticas de Género, “Los retos para la generación y uso de estadísticas de género en el contexto del COVID-19”, Sánchez Cordero, dijo que el “COVID-19”, obligo a instrumentar medidas urgentes para la salvaguarda de las Mujeres y las Niñas.

“Para prevenir y atajar la violencia intrafamiliar, de pareja y feminicida que podrían exacerbarse durante el confinamiento, hoy, a más de seis meses de que la pandemia iniciara en nuestros países, los primeros datos disponibles son una confirmación a estas advertencias”.

Y destacó que la Pandemia de “COVID-19”, enfrenta a un panorama social y económico que requiere la incorporación o reforzamiento de las políticas públicas.

“Que ayuden a contener el incremento de la brecha de género, la pobreza, las violencias que viven las mujeres y las niñas de la región”.

La secretaria, se refirió al Comité de la Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer, la “CEDAW”, en su Recomendación General número 9, en la cual el organismo reconoció que la información estadística es absolutamente necesaria para comprender la situación real que viven las mujeres.

“Ejemplo de ello son el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe o el observatorio COVID-19 de la CEPAL, los diversos trabajos presentados en el marco de este encuentro han puesto de manifiesto muchos de estos avances en la medición de la desigualdad”.

La Ministra en retiro, aprovecho su participación “vía remota”, para hacer un llamado a los servidores públicos de la región de América latina.

“Para continuar generando información que permita el desarrollo de estrategias integrales, para el combate a las violencias machistas y la disminución de la brecha de género”.

Y advirtió que ha llegado el momento para los países latinoamericanos de saldar la deuda de la región con las mujeres y las niñas, especialmente con las más pobres y que viven en mayores condiciones de vulnerabilidad.

“Ha llegado el momento de transitar hacia una nueva América Latina; una donde todas las mujeres, sin importar su origen o condición socioeconómica, puedan gozar de todos sus derechos, yo diría en una frase: una nueva región latinoamericana, más justa y feminista, sí es posible”.

Aseguró que una de las cosas más alarmantes que se ha aprendido durante este periodo de “Crisis Sanitaria, el cual no ha terminado”, es que la desigualdad de género que no se redujo durante las medidas de confinamiento y distanciamiento social; al contrario, según la opinión de diversas personas expertas, la violencia cometida contra las mujeres aumentó y otras prácticas como la imposición de roles de género también se agudizaron.

“Podemos afirmar que la pandemia no es igual, ni fue igual, para todas y todos; que la desigualdad sistémica, en este caso la brecha de género es un factor determinante para que la experiencia de la pandemia fuera distinta y sea distinta para hombres y para mujeres”.

Y advirtió que los retos a los que se enfrenta la reivindicación de los derechos de las mujeres en el contexto de la pandemia probablemente sean los mismos a los que se enfrentaban antes, pero agravados por la circunstancia.

“La pandemia no desató una crisis de derechos humanos de las mujeres, ni detonó una ola de machismo en sí misma, sino que estos males, que ya existían, producto de años de reproducción cultural y que acentuaron durante las medidas de confinamiento que fueron decretadas en una gran parte del territorio latinoamericano”.

Más notas sobre