www.capitalmexico.com.mx
Lunes 18 de Octubre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 17 octubre 2021 · 22:21
3,757,056 Confirmados
284,381 Decesos

El mayor número de empleos en México son generados por las Pymes

El mayor número de empleos en México son generados por las Pymes Foto: México Industry
El mayor número de empleos en México son generados por las Pymes Foto: México Industry 

El mayor número de empleos en México son generados por las Pymes; muchas de estas pequeñas empresas son emprendimientos familiares.


Las micros, pequeñas y medianas empresas son las que generan la mayor creación de fuentes de empleo en México y en otros países de América Latina; sin embargo, el 45% de las Pymes en la región sobreviven solo en los dos primeros años.

Durante el Foro Internacional Gestión e Innovación de la Mipyme organizado por la Universidad Autónoma de México, analistas que participaron indicaron que muchas de estas pequeñas empresas son emprendimientos familiares que buscan insertarse en la economía formal.

En el encuentro La Mipyme en México y Latinoamérica. Su importancia económica, social y cultural, el doctor Marco Antonio Romero Gutiérrez, profesor de la UNACH, dijo que, de acuerdo con cifras de 2016, en México existían cinco millones 144 mil unidades económicas; de ellas, cuatro millones 877 eran microempresas; 214 mil pequeñas, 42 mil medianas y nueve mil 615 grandes.

Indicó que las pequeñas y medianas empresas (Pymes) tienen una extrema heterogeneidad, intervienen en pocos sectores de actividad y tienen una desarticulación y bajos niveles de productividad. En muchos casos incorporan la informalidad y en su mayoría son de carácter familiar, aunque la elaboración y comercialización de bienes y servicios son de bajo valor agregado.

Romero Gutiérrez comentó que, en América Latina, de cada diez empresas nueve son micro, medianas y pequeñas y crean 60 por ciento de plazas laborales, aunque sólo exportan 13 por ciento de sus productos, en contraste con aquellas del continente europeo, que exportan 32 por ciento de sus mercancías, explicó el investigador.

Debido a la falta de asesoría en la dirección y gestión, 45 por ciento de las Pymes en la región sobreviven en los dos primeros años, mientras en Europa lo hace 80 por ciento, pero además la condición de vida de los trabajadores es lamentable: Chile paga un salario mínimo de 441 dólares mensuales; Uruguay, 423 dólares; Ecuador, 400 dólares; Bolivia, 309 dólares; Colombia, 261 dólares; Perú, 257 dólares, y en México sólo 215 dólares, lamentó Romero Gutiérrez.

En el ámbito mundial, Ecuador es la nación donde existen más mujeres emprendedoras con 33.6 del total, le sigue Chile con 32.4 por ciento, en tercer lugar está Brasil, con 26 por ciento y México ocupa el noveno lugar con 12.4 por ciento.

Por su parte, la doctora Lesly Cecilia Bridshaw Araya, profesora de la Universidad de Valparaíso, Chile, expuso que las Pymes son la caracterización más elocuente del tejido empresarial de un país, “son organismos vivos que con independencia de su tamaño reúnen casi todos los aspectos de una compañía tradicional”.

Dijo que México es una economía seis veces mayor que Chile, por tanto, tiene un volumen empresarial cinco veces más grande. En el país sudamericano las empresas se clasifican de acuerdo a su facturación anual y es el único elemento que se considera, más allá del tamaño.

Por la pandemia, agregó, el desafío para ese sector es la innovación y que emprendimiento e innovación se vea como un proceso social, en el que los aspectos económico, ambiental y social deben conducir al desarrollo de la economía, por lo que resulta fundamental consolidar una institucionalidad de apoyo sólido, construir procesos de aprendizaje, aumentar recursos financieros y brindar acceso a créditos para agregar valor a los productos.

La doctora María Del Pilar Fontclara Fernández, profesora de la Universidad de Asunción, Paraguay, consideró que todas la Mypimes de la región tienen las mismas necesidades de financiamiento, pues enfrentan políticas públicas y un entorno parecido.

Dijo que resulta fundamental incentivar y mejorar el desarrollo y la creación de empresas pequeñas, que se convierten en un factor para la igualdad. La pandemia ha dejado como enseñanza la necesidad de coordinación entre todos los actores y hacer un esfuerzo mancomunado por enfrentar los retos económicos.